Fotos: Vanguardia/Orlando Sifuentes
En panel realizado por VANGUARDIA se llama a esfuerzos interdisciplinarios para vencer esta problemática

Ante la ola de suicidios en la Región Sureste de Coahuila, expertos coincidieron que se requiere de esfuerzos interdisciplinarios y atención familiar para frenarla, esto en un panel organizado por VANGUARDIA.

En este foro participaron el sociólogo Luis García Abusaíd y Amanda Covarrubias, representante del grupo de autoayuda Alfa, quienes concluyeron que esta problemática también parte de la falta de atención a depresiones emocionales y la adicción a sustancias.

1
"No deben dejar el tema a los especialistas o a los grupos de ayuda como Amanda. La Secretaría de Salud tendría que ser más sensible de incluir a la sociedad civil. Aprovechar esa efervescencia”.
Luis García Abusaíd, sociólogo.

“La familia también es el núcleo donde se originan los problemas. El ataque social de ‘no llores, no sientas’, es lo que orilla a muchos de los hombres a no pedir ayuda, aunque estén al borde del abismo”, dijo Covarrubias.

Bajo esa tesitura, agregó que en el grupo en el cual brinda servicios de carácter social, los últimos en llegar son los hombres. Según el INEGI 8 de cada 10 suicidios son hombres.

En ese sentido, García Abusaíd aseguró que esta situación puede deberse a dos hipótesis, como lo son la resilencia histórica en las mujeres en eventos de carácter importante, así como también el cambio de los roles patriarcales y tradicionales que muchos de los hombres no pueden concebir hasta esta década.

“El índice de suicidios en México es cuatro veces más alto en los hombres: en nuestro país los hombres preferimos morir como machos antes que pedir ayuda”, resaltó Josué, uno de los espectadores del panel.

1
"La familia también es el núcleo donde se originan los problemas. El ataque social de ‘no llores, no sientas’, es lo que orilla a muchos de los hombres a no pedir ayuda”.
Amanda Covarrubias, representante del grupo de autoayuda Alfa.

Tras informar que en Saltillo hubo un caso de un grupo de seis jóvenes amigos en los que tres consumaron el suicidio y dos el intento, Covarrubias dijo que existen grandes posibilidades de que las cifras no sean las correctas y estén desfasadas a lo que representa la realidad y que puede representar hasta el triple.

El sociólogo resaltó que durante los últimos años, la sociedad ha mostrado con un interés de participar en el tema y por ende, llamó a que las instituciones principalmente de educación y salud deberían brindar las bases para que la sociedad tenga herramientas para atender un suicidio.