Foto: Cuartoscuro
La ministra dijo que después de 20 años en la Suprema Corte, se va satisfecha; consideró atinadas las ternas propuestas por Peña Nieto para ocupar las dos vacantes que quedarán en ese tribunal.

Ciudad de México.- La ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Olga Sánchez Cordero, dijo que nunca va a cambiar su postura sobre de la despenalización del aborto y sobre el caso de Florence Cassez.

“Seguiré defendiendo mi postura hasta el último momento de mi vida en los dos casos”, afirmó en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Grupo Fórmula.

Sobre el caso de Florence Cassez, la ministra explicó que ella no se pronunció ni pronunciará por la culpabilidad de la ciudadana francesa porque “era inaceptable bajo cualquier parámetro que por un montaje, una escenificación ajena a la realidad, se procesara a una persona para condenarla por 60 años. Era insostenible”.

Sánchez Cordero dijo que se pronunció a favor del aborto para evitar que las mujeres fueran detenidas por realizar esta práctica.

“La despenalización del aborto hasta las 12 semanas no es punible. Que por razón natural, de despecho, económicas, las mujeres que deciden interrumpir su embarazo no vayan a la cárcel”, detalló.

La ministra consideró atinadas las ternas propuestas por el presidente Enrique Peña Nieto para ocupar las dos vacantes que quedarán en la Suprema Corte de Justicia.

“Sí me gustaron las ternas. En la primera, la de mujeres, pienso que fue muy atinado que postulara a magistradas del Poder Judicial federal y local. Fue equilibrada”, dijo.

Sánchez Cordero, quien dejará su cargo en la Suprema Corte después de veinte años, explicó que en las ternas está una de sus ex colaboradoras, Norma Piña.

“Norma Piña fue una de mis secretarias cuando yo ingresé como ministra. Fue colaboradora, fue secretaria de estudio y cuenta. Es una gente de primera, era una colaboradora de excelencia, ahí siento que ahí está mi escuela. Veo mucha continuidad, se formó conmigo, en mi ponencia”, dijo.

La ministra dijo que se va de la SCJN muy satisfecha, “con la con la satisfacción del deber cumplido” y anunció que regresará a la notaria donde laboró hace 25 años, ya que se le concedió licencia cuando comenzó a laborar en el Tribunal de Justicia y, posteriormente, en la Corte.