Foto: Especial
La casa oficialmente empezara a funcionar en el mes de agosto próximo, al igual que el ciclo escolar

Acuña, Coah.- El obispo de la Diócesis de Piedras Negras, Alonso Gerardo Garza Treviño, bendijo la casa Omnia de Acuña, donde se atenderán a 100 niños de los fraccionamientos Cedros y Fundadores, sector en el que existe un serio problema de desintegración familiar por falta de atención de los padres hacia los hijos.

Dijo que el modelo de atención de estas casas ha dado un buen resultado en la ciudad de Piedras Negras donde ya se tienen instaladas tres de estas con una atención de unos 350 niños, con lo que se ha logrado trabajar para hacerlos ciudadanos de bien.

El religioso dijo que en esta casa, se les dará la atención necesaria por parte de un grupo de hermanas de la Misericordia Divina,  que vienen de Monterrey, Nuevo León y que serán las encargadas de esta casa de atención a niños de estos sectores.

Refirió que la idea es recatar a estos niños, que por la falta de atención terminan en la calle y como presas de la delincuencia. En este sitio encontraran alimento, diversión, apoyo académico y el encausamiento hacia la palabra de Dios.

La casa oficialmente empezara a funcionar en el mes de agosto próximo, al igual que el ciclo escolar.