Foto: Especial
Un grupo de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas y de oficinas regionales hicieron un llamado urgente para que se ponga fin a las violaciones de derechos humanos en contra de niños y adultos intersex

A dos días de la conmemoración del Día de la Visibilidad Intersex, a celebrarse 26 de octubre, un grupo de expertos en derechos humanos de las Naciones Unidas y de oficinas regionales hicieron un llamado urgente para que se ponga fin a las violaciones de derechos humanos en contra de niños y adultos intersex.

A través de un comunicado, firmado por  nueve expertos, relatores o comisionados, se insta a los gobiernos a prohibir las prácticas médicas nocivas en los niños intersex, incluyendo cirugías y tratamientos innecesarios sin su consentimiento informado, así como la esterilización.

De acuerdo con las y los firmantes, en todo el mundo, bebes, niños y adolescentes intersex son sometidos a cirugías, tratamientos hormonales y otros procedimientos médicamente innecesarios en un intento de cambiar forzosamente su apariencia para alinearla con expectativas de la sociedad sobre cuerpos femeninos y masculinos. Cuando, como es frecuentemente el caso, estos procedimientos se llevan a cabo sin el consentimiento pleno, libre e informado de la persona misma, cometiéndose violaciones de derechos humanos fundamentales.

El texto, redactado bajo el apoyo de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, advierte que los padres de niños intersex a menudo se enfrentan con presión para dar su acuerdo a tales cirugías o tratamientos en sus hijos. Rara vez se les informa a los padres acerca de las alternativas o sobre las posibles consecuencias negativas de los procedimientos, que se realizan de forma rutinaria a pesar de la falta de indicación, necesidad o urgencia médica. A menudo se intenta justificar estas intervenciones en base a los prejuicios sociales, el estigma asociado con cuerpos intersex y los requisitos administrativos para asignar el sexo en el momento de la inscripción del nacimiento.

Como consecuencia de dichas prácticas, el documento advierte que se han reportado efectos muy negativos de estos procedimientos, que son a menudo irreversibles, como la infertilidad permanente, incontinencia, pérdida de la sensibilidad sexual, dolor de por vida y sufrimiento psicológico grave, incluyendo depresión y vergüenza ligada a intentos de borrar y ocultar rasgos intersex. En muchos casos, las personas intersex ni siquiera tienen acceso a sus propios registros médicos o certificados de nacimiento originales.

Como parte de un recuento global, las y los expertos en derechos humanos notaron que  pocos países han tomado medidas concretas para defender los derechos de las personas intersex y protegerlas de los abusos por lo que instaron a  los Estados a prohibir las cirugías y los procedimientos médicamente innecesarios en los niños intersex.

Además de respetar la autonomía de los adultos y los niños intersex y sus derechos a la salud, a la integridad física y mental, a vivir libres de violencia y prácticas nocivas y a no ser sometido a tortura y malos tratos.

Y tomar en cuenta que los niños intersex y sus padres deben recibir apoyo y asesoramiento, incluyendo de parte de pares, para que  sean los únicos que decidan si desean modificar la apariencia de su propio cuerpo - en el caso de los niños, cuando tengan la edad o madurez suficiente para tomar una decisión informada por sí mismos.

También tener acceso a apoyo adecuado, así como a servicios médicos que respondan a sus necesidades específicas de salud y que se basan en la no discriminación, el consentimiento informado y el respeto de sus derechos fundamentales.

En el ámbito de derechos humanos, consideraron fundamental aumentar la integración de los principios de dichos derechos en los estándares y protocolos emitidos por organismos reguladores y profesionales y que los Estados investiguen las violaciones de derechos humanos en contra de personas intersex; responsabilizar a las personas halladas culpables de perpetrar tales violaciones, y proporcionar reparaciones e indemnización a las personas intersex sometidas a abusos.

Por tanto, los Estados, sugieren las y los firmantes, deben crear mayor conciencia sobre los derechos de las personas intersex; protejerlas de discriminación en base a características sexuales, incluyendo en el acceso a la salud, la educación, el empleo, el deporte; en la obtención de documentos oficiales, así como una protección especial cuando son privadas de libertad; combatir las causas fundamentales de estas violaciones tales como los estereotipos dañinos, el estigma y la patologización, y capacitar a los profesionales de la salud y los funcionarios públicos, incluidos los legisladores, el poder judicial y los responsables políticos en la materia.

Para complementar el pronunciamiento, las distintas oficinas del sistema de Naciones Unidas en materia de derechos humanos pusó a disposición un sitio web en el que hay videos, postales electrónicas, hojas informativas y más información con respecto a la situación.