Están en el aire. Las partículas entran a los pulmones y pueden llegar a la sangre. ARCHIVO
Dan plazo a empresas para retirar maquinaria y parar producción

A pesar de que la Procuraduría de Protección del Medio Ambiente del Estado ya ha clausurado a cuatro pedreras de la Sierra Zapalinamé por emitir altas cantidades de polvos y humos, éstas siguen operando sin haber disminuido los contaminantes que expulsan.

Javier de Jesús Rodríguez, procurador de Protección del Medio Ambiente del Estado, aseguró que las pedreras se encuentran en Saltillo y Arteaga y aclaró que tienen un plazo “razonable” para bajar las emisiones de polvo.

El funcionario estatal agregó que en junio inspeccionaron a las empresas Contrissa, Incasa, Begasa, y Gramol, que están ubicadas cerca de la autopista Ojo Caliente-Carbonera, las cuales no cumplieron con los reglamentos establecidos por el Estado, e iniciaron su clausura.

Rodríguez dijo que se les dio un plazo, pero no señaló cuánto tiempo, para que retiraran la maquinaria, y luego dejaran de operar porque expulsan humos y polvos que contaminan el medio ambiente en los municipios de Saltillo, Arteaga y Ramos Arizpe, expresó.

Sin embargo, seis meses después, el funcionario estatal dijo que las empresas aún no retiran la maquinaria, ya que pedreras están en un proceso de regularización, y ya presentaron los proyectos para frenar la expulsión de polvos contaminantes.

El funcionario dijo que los motivos de clausura son diferentes: a una le falta la licencia actual de extracción, otras traen vencidos permisos, además de que las empresas están presentando los parámetros de emisión de partículas muy por encima de la norma, en algunas llegan a rebasar el 740 por ciento de lo permitido.

Rodríguez señaló que los directivos de las pedreras tendrán que acercarse a la Procuraduría, para realizar los procedimientos correspondientes al caso.