ESTIMADA ANA:

Soy una mamá moderna y a la que le gusta estar actualizada en lo más que se pueda, en varios temas, sobre todo si se relacionan con el crecimiento y formación de mis hijos.

Me preocupa (y ocupa) la juventud, la familia y la unión, los valores (que desafortunadamente a veces compruebo que se están perdiendo), las enseñanzas que podamos dejarles a nuestros hijos y todo lo que ellos tienen que aprender. Soy además, una mamá consiente en lo que hace porque sabe que es, junto a su pareja, el mejor ejemplo que ellos tienen.

En mis búsquedas diarias, encontré, como muy seguido me ocurre, un linda oración que quise enviarle y de ser posible, lo pueda publicar en su periódico.
 
'Oración para la familia'
Que ninguna familia comience por un cualquier “de repente”.
Que ninguna familia termine por falta de amor.
Que la pareja sea uno para el otro, de cuerpo y mente.
Y que nada en el mundo separe ese dúo soñador.
Que ninguna familia se abrigue debajo del puente.
Que nadie interfiera en el hogar y en la vida de los dos.
Que nadie los obligue a vivir sin ningún horizonte.
Que ellos vivan del ayer y del hoy en función de un después.
Que marido y mujer tengan fuerza para amar sin medida.
Que nadie vaya a dormir sin pedir o sin dar su perdón.
Que los niños aprendan en sus cuellos, el sentido de la vida.
Que la familia celebre el reparto del abrazo y del pan.
Que marido y mujer no se traicionen, ni traicionen a sus hijos.
Que la envidia no mate la certeza del amor entre los dos.
Que en su firmamento la estrella que tenga mayor brillo, sea la firme esperanza de un cielo aquí mismo y después.
Que la familia comience y termine sabiendo dónde va a parar.
Y que el hombre se cargue en los hombros la gracia de un padre.
Que la mujer sea un cielo de ternura, la comodidad y calor
Y que los hijos conozcan la fuerza que resulta del amor.
Bendice, Señor a las familias.
Bendíceme Señor, a mi también.

(pe. Zezinho)

Le agradezco de antemano sus atenciones, afectuosamente, Isela.
 
ESTIMADA ISELA:

Gracias por darte unos minutos para compartir con nuestros lectores tan linda oración, recibe un abrazo afectuoso, deseando que como mamá, sigas preocupada por que los valores en la juventud no se pierdan jamás, que seamos esa guía para nuestros hijos, que nos vean como las personas en quien más podamos confiar y que siempre decidan por el bien.
 
       ANA

Todos tenemos problemas. ¿Cuál es el suyo?  
Para una respuesta escriba a: 
ANA APARTADO 500 o BOULEVARD V. CARRANZA 
y CHIAPAS, SALTILLO, COAH. 
También puede hacerlo vía internet: ana@vanguardia.com.mx