Archivo
La madre asegura que la Sedu no está interviniendo en su totalidad por el menor

Escuelas primarias públicas de Saltillo se rehusan a aceptar en sus instalaciones a un alumno que registra antecedente de presunto abuso sexual, por lo que los padres de familia acudirán a interponer una queja ante la Comisión de Derechos Humanos, asegurando que es una violacion a los derechos del menor.

La madre del niño de 11 años denunció que por segundo día consecutivo, las primarias a donde ha sido canalizado su hijo por la Secretaria de Educación Pública, han cerrado sus puertas debido a que afirman, representa un riesgo para los demás estudiantes por haberse involucrado en un caso de presunto abuso sexual, lo que ocasionó su expulsión inmediata y su remoción a otras instituciones.

 

“Lo mandaron a la Pablo Gonzalez y ayer los papás no lo quisieron, lo querían sacar a golpes, ahora en esta otra escuela tampoco lo quiere la directora”, comentó Irela Cuéllar González.

Ante la desesperación por la situación de uno de sus hijos, hace el llamado a las autoridades competentes; asegura que la Sedu no está interviniendo en su totalidad por el menor de quien reconoce que tuvo un error y que ya está remediando mediante terapias.