Foto: Especial
Se desviaron 1 de cada 5 pesos destinados para los vales. Resultaron afectados casi 28 mil trabajadores del Instituto

La Fiscalía General de la República (FGR) investiga un nuevo fraude en el ISSSTE durante el gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto: la desaparición de más de 200 millones de pesos en el último año de su gobierno que estaban destinados al pago de vales de despensa para trabajadores de dicho instituto.

Este presunto desvío de recursos, que afectó en su momento a casi 28 mil trabajadores los cuales tuvieron que ser compensados con recursos extra del erario, es ya la novena indagatoria que la FGR inicia por posibles malos manejos de recursos en el Instituto. El monto total del quebrando por todos estos casos asciende a mil 500 millones de pesos.

Todas las irregularidades que se encuentran bajo investigación corresponden al periodo en el que se desempeñaron como directores generales del ISSSTE Sebastián Lerdo de Tejada y José Reyes Baeza Terrazas.

La nueva carpeta se inició a partir de una denuncia presentada por la Dirección Jurídica de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ante la fiscalía Especializada en combate a la Corrupción de la FGR el pasado 22 de abril, y es en contra de los funcionarios que resulten responsables por un quebranto que alcanza los 223 millones 582 mil 232 pesos.

Las irregularidades se desprenden del contrato número DA-SRMyS/JSA-035/2017 que el ISSSTE firmó con la empresa “Operadora y Administradora de Vales, Despensas y Servicios, S.A.P.I. de C.V.” para la dispersión de monederos electrónicos a sus trabajadores con 11 mil 700 pesos cada uno, que corresponden a la prestación de vales de despensa a la que tienen derecho los burócratas de ese instituto.

El monto total del contrato fue de más de mil millones de pesos. Se firmó en 2017 y se terminó de pagar en 2018.

Pero las irregularidades surgieron casi desde el inicio luego de que dicha empresa en lugar de ejecutar el servicio por el cual fue contratada le cedió los derechos a otra empresa denominada Corporativo Crecimiento Orbi, S.A. de C.V. Todo ello con el conocimiento y aval del propio ISSSTE.

Con retrasos, los monederos se dispersaron a los trabajadores en diciembre de 2017, sin embargo, para principios de enero de 2018 se comenzaron a recibir miles de quejas de trabajadores que no habían recibido el monto completo o que, de plano, no tenían saldo en los monederos que les entregaron.

El faltante total que no fue depositado en los monederos entregados a los trabajadores ascendió, según la auditoría financiera practicada por la ASF a los estados bancarios de la empresa responsable, a más de 214 millones.

Es decir: desaparecieron en el camino prácticamente 1 de cada 5 pesos que estaban destinados a los vales de los trabajadores.

La “solución” que salió peor

Al notar que las irregularidades eran graves, el ISSSTE supuestamente requirió a la empresa Corporativo Crecimiento Orbi, S.A. de C.V. el respaldo de que todo el dinero se había entregado. Según lo reportado por el instituto a la ASF, la información se entregó en un disco compacto. Sin embargo, dicho CD no apareció durante toda la auditoría ni en los años subsecuentes.

Tras recibirse cerca de 100 mil quejas de trabajadores afectados por esta situación el ISSSTE le propuso a la referida compañía que emitiera vales de despensa de papel para completar los pagos restantes.

Ya en febrero de 2018 la referida compañía dispersó los vales de papel, pero las quejas continuaron al punto en que poco más de 28 mil trabajadores afectados llevaron sus casos ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Ante la gravedad de la situación el ISSSTE, en lugar de exigirle a la empresa responsable que le detallara el total de dinero faltante y que lo entregara a los afectados, optó por cubrir con nuevos recursos el monto de los vales faltantes. Y como no checó bien los saldos terminó pagando de más: generó cheques directos por un total de 223 millones 582 mil pesos, nueve millones de pesos por encima de lo que se adeudaba.

El informe de resultados de la ASF que dio paso a la denuncia presentada destaca que, aun cuando el ISSSTE cubrió con recursos propios el faltante a los trabajadores afectados, no intentó posteriormente recuperar el dinero que sí se depositó completo a Corporativo Crecimiento Orbi. Es decir, ese dinero simplemente desapareció.

“La Subdirección de Personal de la Dirección de Administración del ISSSTE debió exigir que este pago lo realizara la empresa Corporativo Crecimiento Orbi, S.A. de C.V., y no que el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado asumiera la responsabilidad con cargo a su presupuesto”, destacaron los auditores.

Lluvia de irregularidades... lee la nota completa en Animal Político