La comunidad que convivió con Adolfo lo describen como un hombre que amaba mucho a su familia | Foto: @alexjgoldstein
Ante la tragedia vivida, su esposa advirtió que cualquiera puede enfermarse con COVID-19

Un padre de seis hijos “perfectamente sano” murió a los dos días de ser diagnosticado con coronavirus.

Ante la tragedia vivida, su esposa advirtió que cualquiera puede enfermarse con COVID-19.

Adolfo Mendez, de 44 años, era maestro en un kindergarten en New Braunfels, Texas, y tras ser diagnosticado con coronavirus el martes 24 de marzo, su salud se deterioró rápidamente y murió dos días después; el jueves 26. 

Adolfo, quien era conocido como “T.J” dio positivo el martes, luego de hacerse la prueba la semana pasada y falleció este jueves 26 en el Centro Médico Ascension Seton, en Austin, por complicaciones de la enfermedad.

Adolfo Mendez deja huérfanos a sus seis hijos y viuda a su esposa Angela, quien afirmó al Daily Mail que su marido era un hombre saludable hasta antes de contraer el COVID-19.

‘Puede sucederle a cualquiera. Está aquí y es real y puede matar a cualquiera, tal como lo hizo mi esposo”. 

La comunidad que convivió con Adolfo lo describen como un hombre que amaba mucho a su familia, además de ser un fiel de su iglesia dedicado.

El pastor Ray Still de la Iglesia Oakwood rindió homenaje a Mendez como un devoto cristiano, al describirlo como un hombre que ‘amaba a su esposa e hijos, a su Señor y a la iglesia del Señor, y lo sirvió fielmente’. 

Hasta el día de hoy, 27 de marzo, en Texas se registran 467 personas infectadas con coronavirus, 71 de ellos son casos comunitarios, además de que se han registrado 3 defunciones y 30 de los contagiados se han recuperado.