Alfredo Gallegos, padre de los niños sobrevivientes | Foto: Vanguardia
Sus hijos de seis y siete años mejoran considerablemente

Alfredo Gallegos, padre de los niños sobrevivientes a un accidente ocurrido el pasado 14 de octubre en la carretera Saltillo-Torreón, se encuentra desesperado aún y cuando sus hijos de seis y siete años mejoran considerablemente, pues ahora, luego de haber perdido a su esposa enfrentará un proceso legal contra su suegra, quien considera pelear la patria potestad de sus pequeños para retirarlos de su lado.

Juan Pablo Mejía Romero, representante legal de Alfredo, informó que luego de que la madre de los niños falleciera instantáneamente en el trágico accidente, el padre se ha mantenido a su cuidado día y noche en el Hospital del Niño.

Sin embargo, desde la semana anterior y luego de que sepultaran a su esposa, la abuela materna se ha encargado de perjudicarle para quitarle a los niños, al grado de que “pone trabas” para que el padre tome decisiones para las atenciones médicas de los menores.

El litigante de Abogados Saltillo, dijo que el argumento de la abuela es que a ella le corresponde tener a Camila y Tadeo porque sus nietos vivían con su hija y sus padres estaban separados al momento del accidente.

Destacó, que pese a la situación, Alfredo siempre siguió frecuentandolos y hay muchos testigos de ello, por lo que la semana en curso se inició un procedimiento para que la Pronnif entregue la guardia y custodia al padre; ya la dependencia solicitó pruebas antidoping y una inspección judicial sobre el sitio donde vivirán los niños.

Dijo que la ley establece que a falta de uno de los padres, el otro que tenga la patria potestad ejercerá la guardia y custodia, y al no haber ni un divorcio ni una orden judicial que le restringiera el acceso a convivencia con ellos, es su derecho tenerlos a su lado.

“Ha estado ahí poniendo trabas en el hospital para que el papá pueda tomar decisiones; ha estado moviendo influencias para restringirles el ingreso y más que nada la toma de decisiones”, señaló el abogado Juan Pablo Mejía.

Afirmó que no habrá problema porque para haber controversia tiene que protestar alguien que también tiene derecho sobre ellos y como eso todavía no se tiene, se buscará el procedimiento no contencioso.