Flor Estela Rentería, subsecretaria de Educación la región | Foto: Sandra Gómez
La Secretaría de Educación está solicitando que se firme una carta responsiva para regresar a las clases presenciales de forma gradual y la mayoría han acordado firmar, explicó la Subsecretaria de Educación la región, Flor Estela Rentería

Torreón, Coahuila. -  Más del 95 por ciento de padres de familia en La Laguna están aceptando que sus hijos regresen a clases en forma gradual y han firmado la carta responsiva, informó la Subsecretaria de Educación la región, Flor Estela Rentería.

Los padres de familia han aceptado firmar dicho documento, ya que las autoridades educativas desean que todo mundo participe en las medidas de prevención contra el Covid-19 y protejan a sus hijos.

La Secretaría de Educación del Estado está solicitando que se firme una carta responsiva para regresar a las clases presenciales de forma gradual y la mayoría han acordado firmar, explicó.

Precisó que se ha mantenido comunicación y diálogo con todos los actores de la educación, incluido el Ayuntamiento, para compartir las disposiciones y esquemas de prevención de riesgos que podrían presentarse.

Señaló que en los 15 centros educativos que este lunes retoman actividades, se tiene garantizado el abasto suficiente de agua y jabón.

De igual forma dio a conocer que habrá filtros de corresponsabilidad casa, escuela, salón de clases, así como el cuidado de profesores dentro de los grupos.

En estas quince escuelas se tiene una matrícula de 7 mil 500 alumnos y se tiene la solicitud de otros 10 planteles que también desean regresar a las aulas e incorporarse al plan de regreso a clases.

ROBOS

La funcionara estatal lamentó la serie de robos y actos de vandalismo que se han suscitado en más de 150 escuelas del nivel básico en Torreón, “no sé qué esté pasando, la policía no tiene control”, explicó.

Ayer nada menos, la directora del Departamento Jurídico de la Secretaría de Educación reportó el robo en la Secundaria Lázaro Cárdenas del Río, “hay escuelas que han sido desmanteladas por completo, en la mayoría se roban el cableado eléctrico, los aparatos de aire, las bombas de las cisternas”.