Subrayan. La corporación automotriz violó las disposiciones antifraude de la legislación estadounidense.
Afirman que han cooperado en el proceso para resolver esta situación en estados unidos

CDMX.- El grupo automovilístico Fiat Chrysler Automobiles (FCA) alcanzó un acuerdo con la Comisión de Bolsa y Valores de EU (SEC, por su sigla en inglés) por un caso de información errónea a los inversionistas en relación con los volúmenes de ventas de la compañía en Estados Unidos.

Según informó la SEC, Fiat Chrysler, entre el 2012 y 2016, emitió notas de prensa que informaban “falsamente” de las cifras de ventas y también comunicaban “falsamente” que estaba registrando una racha de crecimiento ininterrumpido de ventas, cuando, en realidad, esta senda de incrementos se rompió en septiembre del 2013.

El regulador estadounidense explicó que la compañía automovilística introdujo dichas notas de prensa como hechos relevantes de la SEC y afirmó que estos resultados “inflados” se lograron “pagando a los concesionarios para que reportaran ventas falsas de vehículos”.

SUBÍA VENTAS ANTERIORES

En los meses en los que la racha de crecimiento de ventas se hubiera detenido, la compañía subía a su sistema informático las ventas antiguas que ya habían tenido lugar, por lo que los resultados reales quedaban alterados.

La directora asociada de la División de Cumplimiento de la SEC, Antonia Chion, explicó que las cifras de ventas de coches nuevos aportan a los inversionistas una visión de la demanda de los productos del fabricante, “un factor clave para evaluar el rendimiento de la empresa”.

La SEC apuntó que esta acción pone de manifiesto que la corporación automovilística violó las disposiciones antifraude de la legislación estadounidense y explicó que Fiat Chrysler, “sin admitir ni negar” las acusaciones, aceptó el pago de una multa de 40 millones de dólares.

Ante esta situación, Fiat Chrysler indicó que ha cooperado en el proceso para resolver esta situación y aseguró que “ha revisado y refinado” sus políticas y procesos, y se ha comprometido a implementar “sólidos controles” en relación con sus informes de ventas.

“El acuerdo requiere un pago de 40 millones de dólares que no tendrá un impacto material sobre los estados financieros de la compañía”, explicó la empresa que dirige Mike Manley en un comunicado.