Marko Cortés subrayó que el Presidente de la República “ha emprendido una estrategia de división entre los mexicanos”. cuartoscuro
Cortés Mendoza, explicó que según un informe del Inegi el PIB presenta una caída del 8.6 por ciento; un millón de negocios formales e informales cerraron en este año

CDMX.- La actual administración ha llevado a México, en sus primeros dos años de gobierno, a retrocesos sin precedentes en materia económica y de salud, así como en seguridad, cohesión social y estabilidad institucional, afirmó el dirigente del Partido de Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza.

“Estamos padeciendo las consecuencias de un gobierno incompetente y autoritario, que ha empeorado las condiciones de vida de las y los mexicanos. Llegamos a dos años de desgobierno donde el desastre es colosal y los retrocesos no tienen precedentes. Tan es así que México se encuentra inmerso, simultáneamente, en varias crisis: económica, de salud, seguridad y social”, señaló.

Cortés Mendoza, explicó que según un informe del Inegi el PIB presenta una caída del 8.6 por ciento; un millón de negocios formales e informales cerraron en este año; Banxico estima que 2020 cerrará con 850 mil empleos formales perdidos; 33 millones de personas están desempleadas o subempleadas; y, de acuerdo con el Coneval, más de 10 millones de mexicanos pasarán del nivel de pobreza a pobreza extrema.

En salud, añadió el presidente del PAN, el mal manejo de la pandemia de COVID-19 ha provocado, oficialmente, la muerte de más de 105 mil personas, con lo que México es el cuarto país con más fallecimientos por este mal a nivel mundial, además de tener una tasa de letalidad cuatro veces mayor al promedio mundial (9.7 por ciento contra 2.4 por ciento), y donde la cifra real de muertos puede ser del doble según los científicos.

Y en materia de seguridad, Cortés Mendoza refirió que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador es en el que se ha presentado más violencia de la historia reciente de México, con más de 56 mil delitos de homicidios dolosos en 23 meses de gobierno, contra 33 mil en el gobierno de Enrique Peña Nieto en el mismo periodo, por lo que su sexenio podría acabar con más de 175 mil homicidios dolosos.

Con respecto a la vida institucional del País, el dirigente afirmó, que el signo político de la actual administración es el autoritarismo, ya que desde que tomó el cargo el Primer Mandatario ha enfilado sus ataques a partidos políticos de oposición, particularmente a Acción Nacional, a periodistas, medios de comunicación, sociedad civil, órganos autónomos y Poder Judicial.