HÉCTOR GARCÍA/ El 1 de julio Coahuila amaneció con un total de 3 mil 933 casos de la enfermedad y 178 fallecimientos causados por ésta
Pese a este crecimiento el porcentaje de camas generales ocupadas de la red de infecciones respiratorias graves agudas (IRAG) solamente aumentó tres puntos

Tan solo en el mes de julio, en  Coahuila se registraron 8 mil 348 nuevos casos de COVID-19 y 380 decesos,  un 211 y 212 por ciento más que los que se habían oficializado entre el 29 de febrero, día del primer caso en la entidad, y el 31 de junio, es decir, en los primeros cuatro meses.

El 1 de julio Coahuila amaneció con un total de 3 mil 933 casos de la enfermedad y 178 fallecimientos causados por ésta, sin embargo, para el 31 de ese mismo mes, la entidad acumulaba 12 mil 281 casos confirmados acumulados y 558 muertes por su causa.

Con los datos anteriores se obtiene que sólo en julio se suscitó el 67.9 de los contagios en toda la pandemia y el 68.1 por ciento de las muertes, de igual forma, en toda la pandemia. En ese mismo periodo del 1 al 31 de julio, los hospitalizados pasaron de 333 a 570, un crecimiento del 71 por ciento. En esas cuatro semanas Saltillo subió de 54 hospitalizados a 145,  un 168 por ciento de incremento.

 

 

 

NÚMEROS AL DÍA DE AYER

A día de ayer 2 de agosto, Coahuila acumula 12 mil 914 casos, incluidos 593 decesos. Del número de casos total 3 mil 622 se encuentran  activos y 8 mil 699 ya se han recuperado.

Cabe señalar que los hospitalizados continuaron subiendo, al ubicarse este indicador hasta ayer en 578 personas, que se distribuyen en Torreón (218), Saltillo (150), Piedras Negras (61), San Juan de Sabinas (52), Acuña (49) y Monclova (48).

Con las referidas estadísticas, en la Región Sureste la ocupación  de camas COVID-19 llego al 65.2 por ciento.

En días pasados, Alfonso Carrillo, director de Salud de Saltillo, consideró que al ritmo de ocupación de camas COVID, se podría llegar al 80 por ciento en cuatro semanas más.

“Si esa saturación llega al 80 por ciento, eso debe ser un foco rojo y nosotros comportarnos como si ya no tuviéramos camas, no porque no las tengamos, sino para irnos adelantando a los sucesos, que si un día llegáramos al 100 por ciento de camas ocupadas nosotros ya tuviéramos todas las estrategias implementadas para hacer frente a esta contingencia”, señaló.