De 2013 a 2019, el 33% de los empleos formales creados son subcontratados / Archivo
La tercerización en México ha aumentado su participación en el empleo formal del 17% en el 2004 al 42% en el 2019

Con el fin de tener más claridad sobre el sector es importante crear el Registro Nacional de Empresas de Subcontratación, con el fin de identificar y diferenciar a las empresas que trabajan dentro de la legalidad y respetan los derechos de los trabajadores y las que no, destacó Elías Micha, director de TallentiaMX, asociación que busca impulsar el talento laboral en México.

Al participar en la Mesa 1 del Parlamento Abierto, organizado por el Senado de la República, con el tema "Régimen de responsabilidad y sanciones en materia de subcontratación", el Dr. Micha destacó que México tiene una legislación laboral robusta, por lo que no es necesario cambiar la Ley Federal del Trabajo.

TallentiaMX apoya la propuesta del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, y de la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, en el sentido de que no es necesario modificar la Ley Federal del Trabajo en materia de subcontratación: "basta con asegurar el cumplimiento de la normatividad vigente, ya que las leyes son suficientemente robustas para combatir las malas prácticas en materia laboral", explicó.

Elías Micha dijo que el debate en el Senado debe dar claridad a la aplicación de la Ley Federal del Trabajo en materia de subcontratación, pero no hay que perder el objetivo de darle certeza jurídica a la inversión que genera empleos y garantizar los derechos de los trabajadores.

Actualmente, la tercerización en México ha aumentado su participación en el empleo formal del 17% en el 2004 al 42% en el 2019, de acuerdo con las estadísticas de la organización de Talento Humano.

De acuerdo con un diagnóstico del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en 2018 los salarios mensuales de los empleos tercerizados fueron superiores en un 68% al promedio. Asimismo, el diagnóstico establece que la subcontratación bien formulada impulsa la economía formal y es un factor que hace más competitivas a las empresas porque le permite el acceso al mejor talento disponible y a los trabajadores les da certeza jurídica y capacitación continua.

En tal sentido, Micha informó que de 2013 a 2019, el 33% de los empleos formales creados son subcontratados, y son las industrias como la maquila electrónica o el sector aeroespacial, los que dependen casi en su totalidad de este esquema de trabajo.

"Tenemos que dejar atrás cualquier iniciativa que busque acabar de manera punitiva y retrógrada con la subcontratación. Debemos optimizar e impulsar la subcontratación responsable y profesional para que siga contribuyendo al desarrollo económico y social", resaltó el directivo.

Hay que destacar que la firma del T-MEC apunta a un proceso positivo de integración de las condiciones laborales: en Canadá y Estados Unidos se utiliza intensivamente el outsourcing.

"Nuestros socios comerciales de América del Norte no han expresado en ningún momento que deseen que se modifique la situación legal de la subcontratación ni prohibirla. El outsourcing es un esquema muy importante a nivel global: la industria tiene un valor cercano a los cien mil millones de dólares y cuando menos 200 millones de personas laboran de manera subcontratada", finalizó Micha.