ARCHIVO
Las oportunidades se abrirán para muchos juveniles en los diamantes de la MLB, pero deberán demostrar su talento y resistir las exigencias

EUA.- El éxito de AJ Hinch como manager de los Tigers podría depender a fin de cuentas del desempeño de algunos prospectos de quienes se espera mucho.

Desde luego, Hinch no quiere que ellos lo sepan.

Cuando un equipo atraviesa una reconstrucción, como en el caso de los Tigres, los prospectos pueden aportar el entusiasmo necesario para emocionar al manager y a los fanáticos. Pero ello puede derivar también en presiones adicionales.

Y eso no es lo mejor para que un pelotero se adapte a la MLB.

“Es importante para ellos entender que, cuando están en el montículo o en la caja de bateo, esto es un juego. Hay que jugar”, dijo Hinch. “Estás compitiendo en un juego y no tienes que defender la reputación que alguien externo te ha asignado”.

El comienzo de la pretemporada puede ser un buen momento para que un manager defina las expectativas. Hinch está en su primera campaña al mando de los Tigres.

Detroit cuenta con cinco de los 25 principales prospectos, de acuerdo con la lista MLB Pipeline. En ésta figura el pelotero de cuadro Spencer Torkelson, la primera selección general del draft del año pasado.

Torkelson es tercero en el ranking de MLB Pipeline, sólo detrás del campocorto dominicano Wander Franco, de los Rays, y del catcher Adley Rutschman, cátcher de Orioles.

El quisqueyano Cristian Pache, de Braves, tiene la oportunidad de ser titular en el jardín central. El año pasado, cumplió sólo cuatro turnos durante la temporada regular, como un joven de 21 años, pero sus virtudes defensivas, velocidad y potencial lo convierten en el principal prospecto de los Bravos.

Pache bateó de 22-4, con un jonrón y cuatro remolcadas durante la postemporada anterior.

“Será maravilloso tenerlo de regreso y verlo otra vez”, consideró el gerente general Brian Snitker. “Fue muy impresionante la forma en que él reaccionó en aquella situación en octubre”.

El derecho Casey Mize, seleccionado por los Tigres en el primer turno general del draft de 2018, debutó en las mayores el año pasado. Tuvo entonces una foja de 0-3 y una efectividad de 6.99 en siete aperturas.

Hinch no está preocupado por esas cifras.

“Quiero quitarle a Casey algo de la carga que ha llevado. No tiene que ser perfecto ahora. Simplemente necesita competir con su propio repertorio”, consideró el piloto. “Queremos lanzadores, peloteros y prospectos que sean perfectos cuando lleguen a las Grandes Ligas, y eso no va a ocurrir. No me importa cuál es el ranking de alguien. La curva de aprendizaje en las mayores es complicada”.