Para Packers y Vikings perder está prohibido

El equipo que caiga hoy probablemente lo estará
Fotos: Especial

MINNEÁPOLIS.- En la segunda semana de la campaña, cuando los Packers y los Vikings se enfrentaron, el resultado fue un empate, en el que ambos equipos fallaron intentos de gol de campo que les hubieran permitido ganar el partido.

Dos meses y medio después, ninguno de los dos conjuntos puede dilapidar más oportunidades.

La recta final está a la vista, y tanto Green Bay como Minnesota lucen rezagados respecto a Bears (8-3), que derrotaron 23-16 a los Lions para llegar a cinco triunfos en fila e instalarse cómodamente en la punta divisional.

Hoy por la noche, los Packers (4-5-1) y los Vikings (5-4-1) requieren con urgencia de una victoria que les permita mantenerse a una distancia accesible y dentro el panorama de postemporada en una apretada Conferencia Nacional.

Después de finalizar la campaña de 2017 como la mejor defensiva de la NFL, los Vikings han tenido problemas en ese aspecto durante el presente año. Han permitido 29 puntos en promedio en sus cuatro derrotas y el empate de 29-29 ante los Packers. En contraste, solo han aceptado 16 unidades por encuentro en sus cinco triunfos.

Para esta campaña, Minnesota firmó con el quarterback Kirk Cousins un contrato por tres años y 84 millones de dólares. Cuenta además con la explosiva dupla de receptores formada por Adam Thielen (85 recepciones, 1.013 yardas y siete anotaciones) y por Stefon Diggs (71 recepciones, 713 yardas y cinco touchdowns).

No obstante, el éxito y las esperanzas de Minnesota empiezan con su defensiva. En especial en contra de Aaron Rodgers.

El quarterback de Packers llega al duelo con 26 pases de touchdown y sin intercepciones en sus últimos 10 juegos ante rivales divisionales. Sin embargo, Green Bay solo tiene un triunfo en sus últimos seis juegos ante Vikings.

Y la sola presencia de Rodgers no ha sido suficiente para darle consistencia ni contundencia a un ataque que solo tiene dos encuentros de más de 30 puntos este ali y que ha perdido tres de sus últimos cuatro juegos, para quedarse con un margen mínimo de error en su intento por volver a playoffs luego de dos años de ausencia.

“Definitivamente no esperábamos estar donde estamos, pero ésa es nuestra marca”, reconoció Rodgers. “Tampoco pienso que ninguno de nosotros esté fuera del panorama en la división”.