La cartelera de cine cerró “con broche de oro” el año pasado con el estreno en Navidad de “Parásitos”, del sudcoreano Bong Joon Ho, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes 2019.

De entonces hasta el día de hoy que se mantiene en exhibiciones en cuando menos una sala de cine de Saltillo la cinta no ha dejado de complacer, pero también sorprender a los diversos públicos que han acudido a verla, ya que aunque se considera debidamente como “cine de arte” ha podido demostrar que este no se encuentra peleado con el entretenimiento “con sustancia” que puede ofrecer también una historia bien contada y bien filmada como lo han sido en los últimos años las obras previas que hemos conocido del realizador que incluyen desde “El Huésped”, del 2006, que pudo ser vista en su momento en la pantalla de los Cinemas Alameda a “El expreso del miedo”, del 2013i, a “Okja”, producción original de Netflix del 2017, que recomendamos en el espacio sabatino de cine en casa.

Sin embargo, aunque con referencias como los títulos anteriores pudiera pensarse que el título de “Parásitos” pudiera remitirnos a una criatura extraterrestre o un contexto de ciencia ficción lo cierto es que desde su primera escena nos ubica en la Corea del Sur actual, en específico en una vivienda que se ubica al ras del suelo de la calle de una colonia popular donde vive una familia compuesta por cuatro  integrantes: Kim Ki-taek (Kang-ho Song), el padre; Chung-sook (Hye-jin Jang), su esposa, y los dos hijos “ninis” de ambos: la hija mayor, Ki-jung (So-dam Park) y el hijo menor Ki-woo (Woo-sik Choi) , quienes se sostienen ahora sí que a duras penas armando cajas para entrega de pizzas de una pizzería porque parecen no tener ninguna aspiración fuera de tener acceso a internet gratuito para sus aparatos.

En eso están cuando uno de los amigos de Ki-woo, quien a diferencia de este sí ha seguido sus estudios e incluso corteja con planes serios a la hija de los Park, una familia rica de la que es maestro de inglés, le pide que lo sustituya en lo que hace un viaje al extranjero, que se iniciará literalmente una invasión por parte de esta familia de parásitos en la vida aparentemente despreocupada de los Park sin saber que como su extravagante mansión son solo una fachada que oculta los verdaderos esqueletos en el closet que al salir a la superficie propiciarán una despiadada lucha de clases de trágicas consecuencias.

Luego de ganar la mencionada Palma de Oro del 2019, el premio más importante del prestigiado del Festival de Cannes, “Parásitos” se vio favorecida el domingo pasado con el Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera y muchos auguran que le vaya todavía mejor que a “Roma”, de nuestro compatriota Alfonso Cuarón, en las nominaciones al Oscar a lo mejor en cine del 2019 que se darán a conocer el próximo lunes y no es para menos ya que como lo hemos comentado no solo es una certera disección de la realidad actual de las clases sociales que se han polarizado todavía muchos más en el contexto global que vivimos y pueden llegar a extremos como de los que aquí somos testigos en una especie de montaña rusa de emociones y reflexión que obligan a debatir lo visto tras abandonar la sala de cine.

Comentarios a:  galindo.alfredo@gmail.com; Twitter: @AlfredoGalindo