Foto: Tomada de Internet
José Agustín Ortiz Pinchetti, titular de la Fepade, aseguró que no se presentaron "delitos de sangre" y disminuyeron las denuncias al sólo recabar 72 durante el pasado proceso electoral

El titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (Fepade) de la FGR, José Agustín Ortiz Pinchetti, calificó como de “primer mundo” el pasado proceso electoral, porque no hubo “delitos de sangre”, además de que el número de denuncias fue bajísimo, ya que la mayor parte son hechos falsos.

Indicó que la fiscalía que preside recibió 72 denuncias, de las cuales la mayoría no “acreditaban hechos reales, o sea que habían estado hechas de modo irresponsable y que eran invenciones”.

“Quedaron 34 denuncias pendientes de investigar y las estamos investigando con todo rigor. Se han abierto ya cuatro carpetas para darle seguimiento a esas denuncias" dijo Ortiz Pinchetti.

Al hacer un balance finales de las elecciones del pasado 2 de junio en seis estados del país, Pinchetti mencionó que Puebla fue la entidad con más denuncias, con un total de 45, seguido por Tamaulipas con 12, Durango con seis, Querétaro con cinco, Baja California tres, y Aguascalientes solo una.

El fiscal señaló que las denuncias que les llegaron en su mayoría, “son ficticias”, porque en unas se aseguraba la compra de votos, que no se acreditaron, condicionamiento del voto y alteraciones del padrón electoral. Tampoco se registraron actos para provocar intimidación o acarreo de votantes.

“Todos estos eran actos muy frecuentes en las elecciones mexicanas, así como los incidentes muy sangrientos; ustedes recuerdan que en la elección de 2018, en Puebla murieron más de 20 personas en las elecciones municipales. No hubo un delito de sangre, son elecciones enormemente tranquilas parecidas a las que pudieran darse en el primer mundo”, expresó.

Ortiz Pinchetti atribuyó la calma en el proceso electoral, porque los gobiernos no se metieron.