29 de septiembre del 2016 fue la fecha en que se anunció que Aguilar sería intervenido quirúrgicamente por la rotura de ligamento cruzado en la rodilla derecha. / Mexsport
Tras seis meses sin practicar futbol, el lateral ya dio sus primeros toques al balón en la victoria del América, el pasado miércoles

MÉXICO.- Fueron más de seis meses los que Paul Aguilar vivió lejos de las canchas, ese tiempo en el que la rotura de ligamento cruzado en la rodilla derecha lo alejó del futbol y que hasta la noche del pasado miércoles le permitió reaparecer 45 minutos en el triunfo de América sobre Necaxa.

El lateral derecho mexicano mostró su agradecimiento a Dios por permitirle volver a las canchas y resaltó lo importante que era volver a jugar para terminar con el miedo que da una lesión de tal gravedad.

“Lo importante era seguir por el camino que tenía el equipo, tratar de sumar, poner mi granito de arena y perder ese miedo que hay después de seis meses sin poder haber hecho futbol ni entrenamiento ni en un partido oficial. Me sentí bien en términos generales, pero hay muchas cosas que mejorar.

“Gracias a Dios estoy de regreso, no importa si hubiera sido el último partido del torneo, pero lo importante es que el equipo sigue sumando, que no seguimos manteniendo un puesto de Liguilla y que seguimos por buen camino”, dijo.

Paul también apuntó que el buen paso que tiene América en los últimos partidos, y el hecho de que esté recuperando a los lesionados, es un buen síntoma para pensar que llegarán de la mejor forma a la Fiesta Grande.

“En Liguilla siempre se dice que es otro torneo, siempre los equipos que entran de mejor manera están peleando por el título o hacen mejor Liguilla y creo que es buen momento para que todos vayamos recuperándonos”, manifestó al tiempo que bromeó con el enamoramiento que le trajo el tiempo fuera de las canchas.

“Traté de sacarle el mejor provecho a la situación, fue un golpe duro al principio, pero traté de tomarlo de la mejor manera. Estos seis meses me sirvieron para disfrutar completamente a mi familia y enamorarme más”, puntualizó entre risas.

Por su parte el mediocampista, William da Silva, destacó el trabajo que han realizado las Águilas en el Clausura 2017, pero reconoció que a los azulcrema les gustaría golear en el torneo.

“Sería lindo ganar un partido de 3-0, cuatro. Que a los 15 minutos de iniciar se gane 2-0 y no se está dando. Hace mucho que no perdemos y hay que seguir así, con esa mentalidad y los juegos se ganan como sea y hay que sumar y meternos de lleno como nunca”, expuso.

Un día después de vencer al Necaxa 1-0 en la cancha del Estadio Azteca comentó que el funcionamiento que busca el técnico Ricardo La Volpe se ha dado y buscan mejorar frente al arco rival.

“Vamos poco a poco. No ha sido fácil por las bajas, le hemos echado muchas ganas. Hay que hacer un buen grupo. Hay que provechar de los jóvenes y hay que sumar. Me siento bien y la victoria da confianza para trabajar y baja la presión, pero vamos por buen camino”, mencionó.