Juan Pablo Castañón señaló que espera que el próximo gobierno pueda darle solución
Esto es un gran triunfo, un gran esfuerzo, un gran acuerdo, que queda como pendiente arreglar el tema de los aranceles al acero y al aluminio”.
Juan Pablo Castañon, presidente del Consejo Coordinador Empresarial.


CDMX.- Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), aseguró ayer que a pesar de la firma del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), un asunto que aún queda pendiente es la resolución de los aranceles que la administración de Donald Trump aplicó a las exportaciones de acero y aluminio nacionales.

“Esto es un gran triunfo, un gran esfuerzo, un gran acuerdo, que queda como pendiente arreglar el tema de los aranceles al acero y al aluminio”, dijo en conferencia telefónica para medios.

Quien fue uno de los líderes del Cuarto de Junto en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) agregó que EU ha lanzado una serie de propuestas para consensuar el tema de los gravámenes, sin embargo estas no han sido satisfactorias.

‘HAY PROPUESTAS
SOBRE LA MESA’

“Hay propuestas sobre la mesa , pero que no son competitivas y que no las hemos aceptado de momento y estamos haciendo las contrapropuestas para que la industria mexicana esté en igualdad o en mejores condiciones de las que tiene EU con otras economías”, apuntó.

Castañón expuso que la iniciativa privada tiene confianza de que la próxima administración, que en el caso de la Secretaría de Economía será encabezada por Graciela Márquez, pueda resolver el tema de los gravámenes impuestos a México bajo el concepto de seguridad nacional.

“Probablemente este viernes (ayer) ya no se pueda anunciar (una solución a los aranceles) porque es el último día de gobierno del presidente Peña Nieto y por tanto también del subsecretario de Economía (Juan Carlos Baker), pero bueno, confiamos en que lo podrán negociar y lograr la siguiente administración en la representación de los industriales mexicanos”, agregó Castañón.

En lo que respecta al T-MEC, el líder empresarial resaltó que su expectativa de crecimiento en materia de comercio para la región de Norteamérica es de 30 por ciento. Sin embargo, para alcanzar este objetivo habría que generar la infraestructura y el talento necesario.

“El comercio entre México, Estados Unidos y Canadá se ha quintuplicado con los esfuerzos del primer tratado (TLCAN), (pero) bien podríamos aspirar a un crecimiento de 30, 35 por ciento (con el TMEC) si generamos la infraestructura en el sur-sureste del país y continuamos la tranquilidad de las inversiones en el centro, en el Bajío y en el norte”, aseguró.

Para ello será necesario también contar con capacitación y seguridad para las compañías.