Archivo
El grupo de pensionados fue recibido por el director administrativo, ya que el rector se encontraba en la Ciudad de México

La mañana de este jueves, jubilados y pensionados de la Universidad Agraria Antonio Narro acudieron hasta las instalaciones de la casa de estudios para reunirse con el rector Jesús Valenzuela García, ya que afirman que han encontrado una serie cuestiones financieras que han sembrado en ellos la duda sobre si contarán con una pensión dentro de unos años más.

El grupo de pensionados fue recibido por el director administrativo, ya que el rector se encontraba en la Ciudad de México, situación que causó la molestia de muchos, ya que señalan que Valenzuela García se comprometió a recibirlos el día jueves para aclarar sus dudas.

“El viernes pasado estuvimos con el rector, los pensionados de la Narro, para exigirle explicación sobre cómo se maneja el dinero en la cuenta institucional, donde está nuestra pensión, porque vemos un poco de movimiento raro, los contadores a veces le ponen unos adjetivos muy raros al dinero, se divide en activos circulantes y en activos no circulante”, señaló Salvador García, uno de los afectados.

Así mismo, explicó que uno de los conceptos que los contadores manejaban era dinero circulante y no circulante. “El circulante es el que se tiene en el banco, que se tiene en préstamos a corto plazo, que se puede recuperar, y el activo no circulante, es muy elevado, son como 80 millones de pesos y es préstamos a largo plazo, que sepamos nosotros eso no debería de haber”.

Según declaró García, la ley indica que del dinero de pensiones los préstamos máximos debe de ser de tres a cuatro meses para que el dinero esté fluyendo, situación por lo que exigen a las autoridades, principalmente al rector, que les brinde la seguridad de que contarán con su pensión por lo menos dentro de cinco o seis años, y no para cuatro o cinco meses, tiempo que afirma, indican los números que verificaron. 

Aprovecharon para exigir un mejor servicio médico; afirman que no hay suficientes medicinas.