Proponen apostar a energías renovables o diversificar carbón. INTERNET
En Coahuila se produce el 99 por ciento del carbón de México, cuyo mercado hasta el 2019 generó una derrama económica por 14 mil 740 millones de pesos y en 2018 alcanzó una derrama de 18 mil millones

Ante los compromisos adquiridos por México para abandonar el uso de carbón en los próximos años, Coahuila sería uno de los estados más afectados con la pérdida de aproximadamente 5 mil empleos en siete municipios y de 14 mil millones de pesos de ingresos en promedio anual. Sin embargo, especialistas plantearon alternativas de transición energética para la entidad.

Los investigadores Alejandro Dávila y Miriam Valdés generaron el estudio “Del carbón a las renovables: Análisis económico para la transición eléctrica en México”.

En Coahuila se produce el 99 por ciento del carbón de México, cuyo mercado hasta el 2019 generó una derrama económica por 14 mil 740 millones de pesos y en 2018 alcanzó una derrama de 18 mil millones.

Se estima que podrían perderse alrededor de 5 mil empleos en los municipios de Nava, San Juan de Sabinas, Múzquiz, Sabinas, Juárez, Progreso y Piedras Negras.

La mayor afectación económica por dejar de lado el uso del carbón para la producción de energía eléctrica sería en Coahuila.

“La suspensión de actividades en las tres carboeléctricas produciría la cancelación de 12 mil 565 empleos a nivel nacional, 5 mil 64 en el estado de Coahuila y 7 mil 501 en las 31 entidades federativas restantes”.

Ante tal panorama, se propone diversificar la economía de la Región Carbonífera y parte de la Norte, a fin de revertir los efectos negativos que puedan tenerse por la pérdida de empleo y los ingresos.

Una de las propuestas es impulsar las energías renovables y sus encadenamientos en el noreste de Coahuila; de acuerdo con el estudio es viable suplir la energía que aporta la entidad a través de la producción con carbón con la capacidad instalada de energía renovable, principalmente solar y eólica.

“Para el estado en su conjunto, la construcción de las centrales eólicas y solares representaría la creación de 20 mil 754 empleos (13 mil 674 directos y 7 mil 79 indirectos), en tanto su operación, generaría 2 mil 106 puestos de trabajo permanentes (938 directos y  mil 168 indirectos)”.

“La suspensión de actividades en las tres carboeléctricas produciría la cancelación de 12 mil 565 empleos a nivel nacional, 5 mil 64 en el estado de Coahuila y 7 mil 501 en las 31 entidades federativas restantes”.

Ante tal panorama, se propone diversificar la economía de la Región Carbonífera y parte de la Norte, a fin de revertir los efectos negativos que puedan tenerse por la pérdida de empleo y los ingresos.

Una de las propuestas es impulsar las energías renovables y sus encadenamientos en el noreste de Coahuila; de acuerdo con el estudio es viable suplir la energía que aporta la entidad a través de la producción con carbón con la capacidad instalada de energía renovable, principalmente solar y eólica.

“Para el estado en su conjunto, la construcción de las centrales eólicas y solares representaría la creación de 20 mil 754 empleos (13 mil 674 directos y 7 mil 79 indirectos), en tanto su operación, generaría 2 mil 106 puestos de trabajo permanentes (938 directos y  mil 168 indirectos)”.