Archivo
Supondría una reducción del déficit presupuestario en 119 mil millones de dólares, por debajo de los 150 mil millones calculados con anterioridad.

WASHINGTON.- La reforma sanitaria del presidente Donald Trump que desmontaría la de su predecesor, Barack Obama, y fue aprobada en la Cámara de Representantes, dejaría sin cobertura a 23 millones de ciudadanos en la próxima década, indicó la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO).

La cifra es ligeramente inferior a los 24 millones de personas estimadas previamente, y supondría una reducción del déficit presupuestario en 119 mil millones de dólares, por debajo de los 150 mil millones calculados con anterioridad.

Aunque Trump vendió la aprobación en la Cámara de esta propuesta, que revoca la reforma sanitaria de 2010 de Obama, como su primer gran logro político, parece difícil que pueda salir adelante en su votación en el Senado.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, aseguró que los datos confirman el objetivo de la propuesta, que “es reducir el déficit y las primas que deben pagar los pacientes”.

El nuevo análisis de la CBO, un órgano no partidista del Congreso, hace aún más complicado que los republicanos del Senado, que son mayoría pero están expuestos a distritos más amplios y por lo tanto más moderados, aprueben el proyecto de ley que pasó el trámite de la Cámara Baja el pasado 4 de mayo.

Los republicanos están tradicionalmente más centrados en la reducción del peso presupuestario del gasto en salud que en la ampliación de la cobertura médica.

Desde la oposición demócrata, se recalcaron las consecuencias negativas para los ciudadanos, ante la pérdida de cobertura de sanitaria para millones de personas.

La Casa Blanca, por su parte, ha rechazado las estimaciones del CBO por considerarlas poco fiables y que históricamente han fallado en predecir el futuro.