En 2017, el PRD tendrá campaña en cuatro entidades, entre ellas el Estado de México, donde se concentra 11.2 millones de votantes del país

CDMX.- El secretario de finanzas del PRD, Manuel Cifuentes, aseguró que no se afectarán financieramente las campañas perredistas de 2017, pero insistió en que esos y otros ajustes son necesarios para hacer frente a la crisis financiera que vive su partido. Sostuvo que es posible hacer campañas competitivas con los recursos que recibirá su partido en las entidades con elección: Estado de México, Nayarit, Coahuila y Veracruz más los apoyos del PRD nacional, sin necesidad de contratar más créditos.

Esa posibilidad ya quedó completamente descartada “no está en la ruta, si bien, anteriormente el partido tenía como fuente de financiamiento para las campañas y para su operación el recurrir a las instituciones bancarias para apoyarse en los créditos bancarios eso ya no pasará”, aseguró.

A principios del año, la deuda del PRD ascendía a 85 millones de pesos y ahora, dijo, es de 35 millones de pesos adeudados a Afirme, en tanto que se cubrió 100 por ciento un crédito con Cibanco.

Aunque se refirió a las nuevas políticas de austeridad del sol azteca, la dirigencia perredista informó que no cuenta con datos de su presupuesto 2016 para corroborar la reducción de gastos. A dos meses de terminar el año, el Partido de la Revolución Democrática informó que no cuenta con los informes financieros 2015 que hayan sido aprobados por su Consejo Nacional, pese a que es obligación estatutaria.

Además, lleva 10 meses de operaciones a la deriva: Sin una estimación de ingresos y gastos así como una planeación de éstos, pues informó que también carece de un presupuesto anual 2016.

En respuesta a una solicitud de información, el sol azteca reportó que no tiene presupuesto 2016 porque no se lo ha autorizado el Consejo Nacional.

Tampoco se cuenta con programa anual de trabajo, metas, cronograma o política presupuestal.

Se aprietan el cinturón. Manuel Cifuentes refirió que algunas medidas de austeridad que están siendo aplicadas han sido disminuir los vuelos, el transporte terrestre, “castigamos un poco los viáticos a personal operativo” y se redujo la nómina, por el programa de retiro voluntario a personal de base, de los que están pendientes sólo tres de 14 personas, indicó.

También habrá retiro voluntario en personal político del PRD, pero todo mediante acuerdos, “no de una manera discrecional”. Además reportó reducción de gasto en refrescos, alimentación en eventos y otros rubros de ese tipo.