Pendiente. El Senado devolverá el dictamen de la reforma a la Cámara de Diputados, donde se prevé que avalen lo ya votado. Foto: cuartoscuro
Prevé Morena que ahora sí sea aprobada tras el revés en la votación en lo particular

CDMX.- La madrugada de ayer, tras no haber alcanzado en lo particular la mayoría calificada para su aprobación, el pleno del Senado aprobó convocar a un periodo extraordinario para sacar la reforma educativa.

De acuerdo al senador y presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, el periodo extraordinario iniciará el 14 de mayo sin fecha de terminación para desahogar cinco temas prioritarios: la extinción de dominio, ley de reforma educativa en materia constitucional –una vez superados los trámites de cámara revisora y de cámara de origen–, así como las leyes de paridad de género y la de trabajadoras domésticas, y las secundaria de la Guardia Nacional.

La noche de ayer, el dictamen con proyecto de decreto para reformar, adicionar y derogar diversas disposiciones de los artículos 3, 31 y 73 de la Constitución en materia educativa, se quedó a un  voto de ser aprobado en lo particular.

Morena requería de 82 votos, pero sólo alcanzó 81 a favor, 39 en contra y dos abstenciones. El voto faltante fue del senador por Morena, Salomón Jara, quien abandonó la sesión en el momento clave. Jara aclaró ayer que tuvo que salirse por un problema familiar.

 

Tras el hecho, ayer se informó que los integrantes del grupo parlamentario de Morena decidieron sacar al senador de la Comisión Permanente y sustituirlo por Miguel Ángel Navarro.

Sobre el revés, Batres explicó que, de acuerdo con el procedimiento de ley, el dictamen regresa a la Cámara de Diputados para que rarifique lo que previamente aprobó y la regrese en los mismos términos al Senado, donde tendrán dos opciones: ratificar lo que decidió la noche del martes (no avalar la reforma en lo particular) o aprobar lo que le reenvíe la Cámara de Diputados.

Esto porque los senadores no rechazaron la reforma educativa en lo general, sino que no se aprobaron algunos puntos en lo particular, entonces se entiende que “tácitamente la modificó” esta cámara.

EL DATO
El presidente López Obrador aseveró ayer que mientras no se apruebe la reforma educativa sigue vigente el memorándum que pone fin a su aplicación. Confío en que ocurra un “milagro” para que el “bloque conservador” cambie de opinión y quede avalada su propuesta en su totalidad.