Archivo
Antes de que la diabetes se manifieste, la persona cursa por una prediabetes

Una persona con antecedentes de diabetes en la familia o bien con sobrepeso, obesidad o sedentarismo, tiene amplias posibilidades de ser candidata a padecer diabetes mellitus 2, por lo que se recomiendan exámenes de detección oportuna y llevar a un estilo de vida saludable, consideró director del Hospital General de Subzona (HGSZ) No. 13, del Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS), Juan Francisco Tejeda Ramírez.

Explico que antes de que la diabetes se manifieste, la persona cursa por una prediabetes, que es un estado en el que los niveles de glucosa en la sangre no son normales, pero tampoco están suficientemente elevados para definir la enfermedad.

En consideración a que las cifras de glucosa en la sangre no son tan altas como en el caso de la diabetes, en muchas ocasiones no se manifiesta ningún síntoma y puede pasar desapercibida, explica el especialista, por lo que se recomienda someterse a exámenes de detección oportuna.

Son más necesarios los estudios de laboratorio para concretar la detección de prediabetes, en las personas que tienen 45 años de edad o más, presenten sobrepeso, son sedentarios (ejercicio o actividad física menos de tres veces a la semana) y tienen antecedentes familiares (padre, madre, hermanos) de diabetes.

También son candidatos a realizarse los exámenes con regularidad, quienes presentan niveles elevados de presión arterial, colesterol,  triglicéridos o de todos ellos,  quienes tuvieron diabetes gestacional o hijos con un peso de nacimiento superior a los cuatro kilogramos.

Para mantener esta enfermedad, y muchas más alejadas, es necesario apegarse a un estilo de vida saludable donde prevalezca la alimentación moderada y adecuada, así como diario ejercicio físico, mínimo 30 minutos diarios.  

Si los resultados de los análisis marcan que la glucemia sea normal, los estudios deberían repetirse cada dos o tres años,  y si se diagnostica prediabetes, se recomiendan dos medidas básicas para evitar el avance al padecimiento: bajar de peso con una dieta equilibrada y aumentar la actividad física. 

El médico señala que con las anteriores medidas se podrá evitar o retrasar la aparición de esta enfermedad, además de reducir notoriamente el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares o circulatorios.