Guillermina Muñoz Soto, oficial mayor de la procuradora Marisela Morales (en la imagen), tiene finalmente orden de aprehensión. Foto: Archivo
Recientemente la exfuncionaria fue acusada de defraudación fiscal por 2 millones 98 mil 281 pesos

Finalmente pesa orden de aprehensión sobre Guillermina Muñoz Soto, Oficial Mayor de la PGR durante el mando de Marisela Morales, procuradora general de la República en tiempos de Felipe Calderón. 

De manera reciente se le acusó de defraudación fiscal por 2 millones 98 mil 281 pesos, aunque no realmente no por la transacción hecha en 2012 cuando se detectó que la funcionaria compró un condominio en Jardines del Pedregal a Alfonso Flores Padilla, juez federal en materia administrativa, y su esposa Laura Montes López. En ese entonces Muñoz Soto compró en 8.7 millones de pesos la casa, ante tal hecho la PGR se percató de que de los 8.7 millones de pesos que costó la casa, Guillermina Muñoz sólo pagó directamente 2.2 mdp y los restantes 6.5 mdp fueron pagados por terceros.

Laura Montes, entonces secretaria de Estudio y Cuenta de la ponencia del Ministro Aguilar, recibió depósitos por 6.6 millones de pesos a cuenta de la casa de Muñoz, esto entre el 30 y 31 de octubre de 2012.

Cabe destacar que quien más dinero aportó para pagar la casa de Muñoz fue el Grupo Aeronáutico AFA, quien participó con 3 mdp, dicha empresa es propiedad de Alejandro Puente Córdoba, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable, mismo que en tiempo de la procuradora Morales era el titular del Consejo de Participación Ciudadana de la PGR y muy cercano a Marisela Morales.

En septiembre de 2013 una investigación revela que una de las aeronaves de AFA fue subarrendada por una empresa de Coahuila para rentarla a la propia PGR.

En septiembre de 2012, cuando Muñoz ya era Oficial Mayor, la PGR pagó 126 mil dólares a la empresa Ra Jet Aeroservicios por 30 horas de vuelo de un avión Sabreliner 65 matrícula XA-APC, propiedad de la empresa de Alejandro Puente.

Al mismo tiempo, Guillermina Muñoz tramitó un préstamo en Scotiabank Inverlat para adquirir el inmueble, aunque la casa ya estaba pagada cuando recibió el crédito por 6.9 millones, aunque luego se encontró que la ex funcionaria no usó el dinero para pagar a las personas que cubrieron el total del costo de la casa, ya que 
demás de comprar un vehículo, realizó depósitos bancarios en favor de siete personas, entre ellas 3 de sus entonces subordinados en la PGR.

Cabe destacar que Guillermina Soto recientemente se amparó para no ser detenida por haber avalado la compra de equipo de espionaje a sobreprecio (95 millones de pesos), en 2012.

(Con información de agencias)