Fotos: Archivo
Los pianos verticales que fabrica David Klavins miden 4.5 metros de altura e incluso más, ofrecen una claridad de sonido única debido a la extraordinaria longitud de sus cuerdas y se integran en la arquitectura de las casas y recintos de conciertos

MADRID.- Los pianos Vertical Concert Grand (VCG, por sus siglas en inglés) son los más altos del mundo, aunque no porque estén  situados en el Himalaya, sino debido a su elevada altura, que es cuatro veces mayor que la de un piano de cola convencional, obligando en algunos casos al intérprete a subir unas escaleras para sentarse al teclado.

Estos pianos verticales y acústicos de diseño especial, fueron inventados y son fabricados en Hungría por el técnico y afinador para conciertos David Klavins, quien obtuvo su título de maestro constructor de pianos en 1980, en Alemania, donde había fundado su primera compañía de pianos en 1976.

“Mi filosofía es crear un sonido que inspire a pianistas y otros músicos a tocar música hermosa”, señala este fabricante de pianos acústicos vanguardistas, hijo de padres letones, nacido en Alemania (Bonn, 1954) y que lleva la melodía en las venas, ya que su madre tocaba el piano y su padre era violinista.

En sus inicios Klavins se especializó en la reconstrucción de pianos antiguos y, durante este trabajo, comenzó a estudiar los principales factores que determinan las características acústicas de un piano.

Diseño. David Klavins señala que las grandes dimensiones del piano son necesarias para la calidad del sonido.

Así comprendió que el desarrollo de estos instrumentos se había detenido artificialmente hace más de un siglo, y comenzó a contemplar la construcción de pianos basados en sus propios descubrimientos y principios.

En 1987, Klavins presentó su primer diseño de un piano de cola vertical para conciertos, el modelo 370 y, en 2014, introdujo un  piano de tamaño pequeño, denominado Una Corda, con 64 teclas, un diseño abierto, un nuevo concepto de caja de resonancia, una sola cuerda por nota y un marco de acero inoxidable en lugar de hierro fundido

CUERDAS VERTICALES DE CASI CUATRO METROS

En 2017 Klavins completó el modelo M450i, dando el siguiente paso para establecer al VCG como la opción más innovadora para salas de conciertos, pianistas y compositores, con una creatividad  que busca nuevas posibilidades, e introduciendo una nueva dimensión en materia de dinámica y timbre en el mundo de los pianos.

“La construcción vertical del M450i le permite integrarse de manera arquitectónica en estructuras fijas, al igual que un órgano está permanentemente instalado en una sala de conciertos, para de ese modo maximizar el potencial sonoro del instrumento”, según informa su fabricante.

Añade que este piano es especialmente “adecuado para salas de conciertos, grandes viviendas privadas, centros de arte, museos modernos, iglesias y cruceros de lujo, entre otros lugares”.

El marco exterior de acero sólido del 450i se puede construir en una pared, unirse a columnas, o colgarse de un techo o una estructura sólida. Su altura y ancho se pueden ajustar para adaptarse a su espacio.

Especial. La construcción vertical del M450i le permite integrarse de manera arquitectónica en estructuras fijas.

Cada piano es fabricado por encargo y puede personalizarse en lo que se refiere a su diseño y especificaciones de color, cuerpo abierto, cerrado o parcialmente abierto, estructura de acero expuesta o cubierta e iluminación LED, entre otras posibilidades.

El sonido característico del M450i se consigue mediante sus dimensiones, que son de 4,5 metros de alto, 2,2 metros de ancho y 29 centímetros de profundidad, aunque su altura y anchura pueden variar, según informa su fabricante.

Cada piano cuenta con una doble caja de resonancia de madera de picea maciza y encordado recto. Su cuerda más larga mide 3,9 metros, se compone de 88 teclas hechas a medida con cubierta mineral, incorpora grabación digital (MIDI) y sistemas avanzados de reproducción automática. Pesa aproximadamente 1.100 kilogramos, de acuerdo a sus especificaciones técnicas.

PIANOS CON ESCALERAS Y UN SONIDO ÚNICO

“Actualmente hay un M450i ya instalado en el estudio del  pianista y compositor Nils Frahm en la sala Funkhaus, en Berlín (Alemania) y ahora Klavins está trabajando en otra unidad de este mismo modelo que debería estar terminada para finales de septiembre de 2019”, señala a Efe Madara Smite, directora general de Klavins Piano (www.klavins-pianos.com) . 

Apunta que además se ha fabricado un modelo especial de VCG denominado M470i, cuya altura alcanza los 4,70 metros, cuya construcción "ha sido una aventura como casi ninguna otra", y que ha sido instalado en la sala de conciertos de una escuela de música en Ventspils (Letonia).

El M470i tiene un teclado completo de 88 teclas al que el pianista accede subiendo por unas escaleras especialmente construidas.

“El gran tamaño de su resonador y la longitud de las cuerdas, colocadas verticalmente en el marco de metal del piano, producen un sonido muy atemporal, profundo y rico”, indica Smite.

David Klavins señala que las grandes dimensiones del piano “son necesarias para la calidad del sonido” y explica que este piano tiene un resonador dos veces y media más grande que el de un piano de concierto convencional. “Además,  gracias a su tecnología, nuestro piano puede ser tocado de forma remota por un pianista que se encuentre en el extranjero”, matiza. 

“El interés de músicos y clientes potenciales por los modelos VCG sigue aumentando”, concluye Smite.