Crisis. Nayancy López y su madre piden ayuda para costear una octava operación para la jovencita. Foto: Omar Saucedo
Pide apoyo a la comunidad e instituciones de Gobierno para costearse una operación de hasta 100 mil pesos

A poco más de un año de haber sufrido un accidente en las instalaciones del Instituto Universitario Paulo Freire (Unifreire) que le costó perder casi por completo la vista de su ojo izquierdo y comprometer la del ojo derecho, Nayancy López y su madre Erindira Rivera piden el apoyo de la ciudadanía para poder costear su octava operación y recibir una prótesis estética que le ayude a la joven a retomar su vida.

En octubre de 2019, Nayancy acudió a una actividad de la Semana Cultural de su universidad, conocida como “cascaroneada”, en donde su ojo izquierdo fue impactado por un cascarón que en su interior pudo contener cal, causando en primera instancia la desaparición de su iris y posteriormente perder el 90 por ciento de la vista.

Actualmente la joven demanda que la institución se haga cargo de los gastos generados tras el incidente, ya que su familia no cuenta con los recursos suficientes tras un año y medio de citas médicas y cirugías fuera de Coahuila.

Aunque en un primer momento tras el accidente la joven y su madre reconocen en la intervención de las autoridades escolares para trasladarla a un hospital privado de la ciudad, tras continuar generando más gastos y nuevas cirugías, la Universidad argumento no tener más injerencia en lo ocurrido.

El primero de los hospitales en donde Nayancy recibió atención médica fue en el Hospital Universitario de Saltillo, posteriormente fue trasladada al Centro Hospitalario La Concepción, y por último al Centro Oftalmológico (CEO), en el norte de la ciudad, luego de que en los primeros dos nosocomios no se le brindó la atención oportuna; ahí recibió su primera cirugía.

“La verdad es que desde el primer momento yo sentí que la cal (el contenido del cascarón) me quemó en el ojo e inmediatamente me lavé, luego me llevaron al Hospital Universitario y fue hasta La Conchita, en donde tres horas después me lavaron de nuevo porque aún había residuos, pero no me hicieron más; cuando me llevaron al CEO, me pasaron inmediatamente al quirófano”, relata la joven.

Posteriormente tuvo que recibir atención especializada en el Hospital Zambrano Hellion, de donde se le canalizó a la Ciudad de México al Hospital Conde de Valenciana, para que se le colocara un conformador angular y evitar que el órgano se perdiera por completo.

Una cuarta cirugía fue requerida, para corregir carnosidades y el cierre del ojo derivado del daño propio que dejó el accidente, para luego rectificar en una quinta y sexta cirugía el conformador y el daño externo en el párpado en Aguascalientes.

Sin embargo, la joven que hace un par de meses concluyó su carrera universitaria, requiere de una nueva cirugía para retirar las cataratas de su ojo y colocarse una nueva prótesis, con la esperanza de recuperar así su trabajo y dejar de depender de su madre, quien debido a las constantes operaciones y la pandemia también perdió su empleo.

‘Unifreire sí apoyó a Nayancy’

Cinthya Martinez Monsiváis, directora de Unifreire, detalló en entrevista para VANGUARDIA que el seguro facultativo con el que cuentan los estudiantes no cubre este tipo de gastos, por tratarse de una cirugía estética.

La directiva sostuvo que la institución y la aseguradora han cumplido con los gastos que les competen e incluso aportaron con recursos propios para traslados, hospedaje y medicamentos.

“Efectivamente, el hecho se registró en la Semana Cultural de 2019, en donde una de las actividades era la cascaroneada y uno de los cascarones le impactó a la chica en el ojo; por parte de la Universidad se le dio atención inmediata y se pagó el Hospital Universitario y la Clínica La Conchita”, expone.

Ante los hechos, la Universidad inició una investigación interna para ubicar al o los responsables de los hechos, pero no lograron ubicar a los autores del incidente de su compañera.

Hasta el momento, ninguna de las dos partes ha presentado una denuncia ante el Ministerio Público para deslindar responsabilidades.

Por lo que la joven de 22 años y su madre, Eréndira Rivera, solicitan apoyo a las instituciones gubernamentales y asociaciones civiles para poder costear una nueva operación de entre 50 mil y 100 mil pesos.

El Dato

7 intervenciones quirúrgicas ha recibido Nayancy López.

¿Quieres ayudar?

Los interesados en apoyar a Nayancy para reunir fondos para su próxima operación pueden ponerse en contacto con la señora Eréndira Rivera en el número telefónico 844 495 24-95.