Foto: Josué Rodríguez
Incluyen al personal de ranchos

Piedras Negras, Coah.-  La pandemia ha traído afectación en más de 70 por ciento de los ranchos que se dedican a la explotación del turismo cinegético en la región, al grado de que ahora piden a los cazadores pruebas de COVID-19 para evitar contagios.

La alcaldesa del municipio de Guerrero, Matilde Estrada, reconoció que la afectación ha sido grande, pues a finales de 2019 y principios de 2020 todavía se reporto que hubo en los ranchos de la región, cazadores que buscan cobrar un trofeo en la especie de Vendado Cola Blanca, una especie muy preciada.

“Definitivamente la afluencia de visitantes ha sido menor que en años anteriores, tanto en lo que respecta a la promoción del municipio de Guerrero como Pueblo Mágico, como en otras actividades como en la caza de especies como paloma o venado, lo que ha traído como consecuencia menos ingresos para los prestadores de servicios”, subrayó.

Incluso- añadió-, los promotores de cacería de los diferentes ranchos ahora están pidiendo a los cazadores que se realicen la prueba para estar seguros de que no se encuentran contagiados por coronavirus.

“También al personal que atiende y recibe a los turistas cinegéticos, se están haciendo la prueba con el fin de que no se corra el riesgo de contagios, tanto de los que llegan a cazar venados como del personal que los atiende”, mencionó.

Reiteró que la nueva dinámica que se vive y que es con el fin de que continúe llegando el turismo, es que haya de por medio pruebas de COVID-19 porque esto da seguridad para ambas partes.

Se estima que, de diez, 8 cazadores dejaron de venir a raíz de la pandemia, lo que mermó considerablemente la economía de ese giro, sin embargo con las medidas sanitarias que se están implementado en los ranchos, confían en que se reactive la economía, si no del todo, por lo menos parcialmente.