Foto: Francisco Rdz.
Carolina Ramírez Guerrero, madre de la niña Milagros, asesinada en mayo pasado por la pareja de Carolina, pidió celeridad a la Fiscalía de Coahuila para lograr la sentencia, pues dijo que hasta el momento han sido muchas “largas”

Carolina Ramírez Guerrero, madre de la niña Milagros, asesinada en mayo pasado por la pareja de Carolina, pidió celeridad a la fiscalía de Coahuila para lograr la sentencia, pues dijo que hasta el momento han sido muchas “largas”.

“Ya son seis meses de investigación”, reclamó la señora Carolina, quien se manifestó este lunes en el marco del día internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Refirió que hace apenas un mes se ingresó el caso con la carpeta de feminicidio, pues en un inicio se clasificó como lesiones graves.

“Tardé mucho en probarle a ellos que tipificaran el delito, yo peleaba el de feminicidio”, comentó. Añadió que apenas hace tres semanas se vinculó a proceso como feminicidio al presunto culpable.

Fue el pasado mayo cuando la pequeña Milagros de dos años fue trasladada por el padrastro a la clínica del Seguro Social en Matamoros, presuntamente porque se había caído. Sin embargo, después los médicos detectaron traumatismo craneoencefálico severo y golpes en el abdomen, por lo que se dio aviso al Ministerio Público y se aprehendió al padrastro, quien sigue en calidad de presunto. La niña falleció una semana después debido a la violencia física que sufrió.

“Tanta investigación cuando saben que estuvo solo con mi hija y cada vez me piden dos meses, dos meses más para investigar. Me dan largas en fiscalía. Hacen lo que quieren”, reclamó.

La madre mencionó que pide la sentencia máxima que son 60 años y recordó que ella no pidió estar en esa situación por lo que ahora exige la pena más elevada para el delito de feminicidio.