ARCHIVO
En la entidad existe un programa para que los menores obtengan becas para educación y apoyos

Sandra Soto, hermana de una víctima de feminicidio, aseguró ayer que el Gobierno Federal debe replicar los programas de apoyo que aplica Coahuila para hijos de las mujeres que han sido asesinadas.

En Coahuila hay al menos 18 casos de niños huérfanos por este tipo de delito, señaló Soto, hermana de Seyrmar, asesinada en 2017.

Destacó que en la entidad existe un programa del Gobierno Estatal, de la Procuraduría de las Niños, Niñas y la Familia (Pronnif) para que los menores obtengan becas para educación y apoyos alimentarios.

En Coahuila, de acuerdo con los datos de la Fiscalía General del Estado, en lo que va del año se han registrado 25 feminicidios en 2019.

Soto dijo que luego del asesinato de su hermana, su sobrino fue adherido al programa integral e interinstitucional de apoyo que ofrece el Estado a través de la Pronnif.

Detalló que este programa de ayuda para hijos de mujeres víctimas de feminicidio, apoya a menos recién nacidos y hasta los 17 años de edad, consiste en un apoyo económico bimestral, así como prestación de servicios de salud, legales, de afiliación a programas sociales, de apoyo educativo y de asistencia social.

Exhortó a la Federación a replicar el programa y garantizar los derechos esenciales a los niños, que pierde a sus madres en actos violentos.