Para muestra. Los tramos que conectan algunas comunidades de la Sierra de Arteaga son de los más afectados, según el entrevistado. / Foto: Archivo
En la región se afecta a comunidades de General Cepeda, Ramos Arizpe, Arteaga y Saltillo
"Todos los caminos de la Región Sureste y vecinales necesitan una urgente inversión de mantenimiento, no que nos den picos, palas y 100 pesos”.
Armando Mata, líder campesino.

Más de 2 mil kilómetros de caminos pertenecientes a más de 300 comunidades de Coahuila se encuentran semidestruidos o en pésimas condiciones, de acuerdo con Armando Mata Valdés, presidente de la Organización de Agricultores, Ixtleros, Candelilleros, Ganaderos y Similares. 

Aseguró que los tramos que se encuentran en peores condiciones son el de la estación Paila-Madero, además de otros que conectan con algunas comunidades rurales de Ramos Arizpe, General Cepeda, Arteaga y otros ubicados con rumbo a la carretera Zacatecas. 

Asimismo, arremetió contra el delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en Coahuila, Héctor Franco López, pues tras haber sido designado hace tres años, no ha mejorado las carreteras. 

“Queremos que el Gobierno del Estado mande cuadrillas a través de la Junta local de Caminos. Pedimos maquinaria, material, camiones, todo para rehacer los caminos vecinales”, dijo Mata Valdés. 

“Todos los caminos de la Región Sureste y vecinales necesitan una urgente inversión de mantenimiento, no que nos den picos, palas y 100 pesos”, y aseguró que el colapso de las carreteras obedece a las recientes lluvias registradas en la entidad.

Mata Valdés sostuvo que la ausencia de caminos también es un factor determinante para la inseguridad que se vive en la región, pues las unidades policiacas evitan andar por donde hacen falta las carreteras o donde se encuentran en malas condiciones. Además afecta también al desarrollo de los pueblos, pues tampoco hay profesores en las escuelas, no llegan los apoyos de los programas, porque los viajeros temen al mal camino que existe en la Región Sureste. 

Finalmente explicó que algunos de estos caminos son solamente brechas a las que hace más de 20 años no les dan servicio, mientras que las carreteras que se realizaron en administraciones anteriores están llenas de maleza, invadidas por arbustos.