Foto: Orlando Sifuentes
Para ser acreedor al programa de cirugía bariátrica tienen que tener alrededor 35 kilos encima de su peso ideal y padecer enfermedades como diabetes e hipertensión, aunque cada caso deberá revisarse por separado

Uno de los programas puestos en marcha recientemente en Coahuila, es el de las cirugías bariátricas, que realiza el Gobierno del Estado junto con la Secretaría de Salud, para combatir el problema de la obesidad, diabetes e hipertensión.

A quienes son sometidos a este tipo de intervención se recomienda tener un “guardadito” de entre 5 mil y 10 mil pesos, por si en el Hospital General hay carencias.

Ayer por la mañana en la Uname, cercana al Hospital General, llegaron alrededor de 40 personas quienes aspiran a ser sometidas a una de las cirugías bariátricas que está realizando la Secretaría de Salud de Coahuila.

“No tiene costo. Les pedimos que siempre tengan un cantidad de respaldo. Hay veces que no tenemos ni medicamento; yo me salgo y le digo a la familia, ‘oye, no seas malita, vete a la farmacia y cómprate esto”, señaló frente al grupo de candidatos el cirujano que participa en el proyecto, Fernando Andreu Chavarría.

Aclaró que esa situación no depende del programa, sino de la condiciones en que se encuentra el Hospital General.

 

“No depende de nosotros como programa. Como programa está perfectamente estructurado. Más que nada es la situación del Hospital. Llegan a faltar guantes o un kit quirúrgico”, expuso.

“Hay veces que no se usa, hay veces que sí se usa (el recurso). Aún así, hay que tomar en cuenta que una cirugía de éstas, afuera, te anda costando unos 90 mil pesos, dependiendo del cirujano.

Durante la platica aclaró que las personas que cuenten con IMSS e ISSSTE no pueden ser acreedoras a las cirugía bariátricas, solo las que cuenten con Seguro Popular. 

“Nuestro coordinador está viendo de qué manera se puede entrar como parte subrogada a los sistemas de salud para poderse atender”, dijo.

Añadió que el ISSSTE puede mandar a sus pacientes a México después de pasar todo un proceso. Y que la opción de darse de baja de su servicio médico laboral es válida para poder se acreedor a los beneficios del programa.

“Lo que hacemos es canalizar a las personas de la manera más óptima. Ellos ya tienen un sistema de cirugías bariátricas nacional”, aseguró.

“Hay gente que se ha dado de baja del IMSS o del ISSSTE y es válido. Tienen que ponerlo en una balanza porque después pierden prestaciones”, finalizó.