Especial
Los últimos acontecimientos políticos provocaron un reacomodo geopolítico en América Latina

CDMX.- México y Argentina, que con Brasil forman el trío de gigantes de América Latina, sufrirán un aislamiento diplomático y político sobre la crisis de Venezuela y su impacto regional por el triunfo del derechista Luis Lacalle en la segunda y definitiva ronda de los comicios presidenciales de Uruguay y la salida de Evo Morales como gobernante de Bolivia.

México perderá a Uruguay y a Bolivia como sus aliados en el Mecanismo de Montevideo, que impulsa el diálogo y la solución pacífica en Venezuela, y se quedará sólo con la Comunidad del Caribe (Caricom), con un menor peso geopolítico.

Lacalle ganó las elecciones del 24 de noviembre, asumirá el próximo primero de marzo y desconocerá a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela y reconocerá al opositor Juan Guaidó como mandatario interino.

Basado en la no intervención en asuntos internos de otros Estados y en la libre autodeterminación de los pueblos, México se negó a reconocer a Guaidó y rechazó desconocer a Maduro.

México se unió con Caricom y con Uruguay, gobernado desde 2005 por el izquierdista Frente Amplio y que tampoco desconoció a Maduro ni reconoció a Guaidó, para crear el Mecanismo el 6 de febrero de este año. Bolivia, fiel a Maduro, se unió al día siguiente a ese bloque, cuyo futuro ahora está en suspenso.

Los cambios en Uruguay, en comicios pacíficos y, en Bolivia, con la renuncia de Morales y su llegada el 12 de noviembre anterior al exilio político en México, en una violenta conmoción por las elecciones del 20 de octubre pasado y denuncias de golpe de Estado y fraude, modificaron el panorama latinoamericano.