Foto: Mayra Franco
Habitantes de la colonia Morelos Quinto Sector piden a las autoridades vayan a fumigar, ante la presencia de plagas de zancudos.

Habitantes de la colonia Morelos quinto sector, señalaron en entrevista con VANGUARDIA que pese a que desde abril pasado se inició la temporada en la que hay mayor presencia de mosquitos e insectos nocivos para la salud de las personas, autoridades no han acudido a fumigar el área.

Asimismo, manifestaron que durante la semana pasada en la que Saltillo registró hasta 40 grados de temperatura, se incrementó la presencia de zancudos en sus hogares y en los pequeños charcos de agua que se formaban, por lo que tuvieron que ingeniárselas para no ser picados.

“En la noche metimos una botella y pusimos algo ahí porque también había mucho zancudo, a mi niño me lo picaron bastante, todo el brazo. Ahora no han venido a echar que el polvo para los moscos, el año pasado estuvieron viniendo varias veces pero ahora no han venido. Ahorita hay muchas abejas y moscos por el agua que se tira y ahí se juntaron los moscos”, expresó Sonia, una de las habitantes del lugar.

Foto: Mayra Franco

EL CALOR TAMBIÉN LES AFECTÓ

La brisa caliente y los rayos del sol, afectaron también a quienes viven en la periferia de Saltillo. Algunos de quienes viven en la Morelos Quinto Sector, narraron lo difícil que les resultó sobrellevar aquellos días en los que el calor sofocaba a quienes salían en la calle, iban en transporte público o se trasladaban de un lugar a otro en coche.

Tal fue el caso de la señora María Auxilio, quien se “curó” del calor a base de agua de todas las frutas posibles.

“Ya nos estábamos rostizando, ahorita ya no está igual que como estuvo en esos días, pura agua y agua, casi ni comía uno porque no le daba a uno apetito por el calor.

Hacía aguas de fruta, de melones y eso era lo que tomábamos. No tenemos ventilador, tenemos ventanas atrás y en la cocina, le abrimos y ahí ventea el aire, pero en esos días entraba puro aire caliente”, dice.

Ahora no han venido a echar que el polvo para los moscos, el año pasado estuvieron viniendo varias veces”.
Sonia, habitante de la colonia Morelos.

Mientras que doña Fidencia Canizales relata con algo de pesar y asombró que a causa de las altas temperaturas, se echó a perder su comida y la de sus nietos, pues no cuenta con un refrigerador que conserve en buen estado sus alimentos.

“Aquí nos la pasábamos todo el día en el airecito porque no se soportaba la calor, mucho calor. En la noche es igual, nada más que ahí sí ya empieza a caer la sombrita y empieza a refrescar. No tenemos ventilador, con pura agüita, no tengo refri se nos echaron a perder las tortillas con el calor y pues tuvimos que comprar la comida otra vez”, dice resignada.

Foto: Mayra Franco
Foto: Mayra Franco