Foto: Especial
Algunos organismos requieren personal especializado, como los directores generales adjuntos
Por: ELIZABETH ALBARRÁN

El plan de austeridad que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está impulsando complicará la operatividad de las dependencias públicas, especialmente de aquellas que requieren de un personal especializado, comentaron expertos.

“Un programa de austeridad es bienvenido porque sin duda hubo excesos, pero tenía que surgir de una ingeniería de procesos y meterse más a cómo se están pensando las estructuras internas”, expuso Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

Se refiere al memorándum de austeridad que emitió el gobierno federal, el cual incluye la desaparición de las direcciones generales adjuntas (DGA) y recortes en 19 partidas presupuestarias del gasto operativo como viáticos, gastos alimentarios, servicios de telefonía celular y ajustes en materia de comunicación social.

“Cuando mandas recortes parejos, uno de los riesgos es que te llevas grasa, pero también músculo y hueso. Entonces, sí le puedes pegar a la operación de manera muy importante”, expresó el director del CIEP.

Habrá cuellos de botella.

Ejemplificó la reducción en los viajes de los funcionarios, pues si bien puede sonar sensato, hay áreas donde se tiene que viajar, “entonces le vas a producir unos cuellos de botella tremendos a la operación del gobierno y en eso nos parece que se debe tener mucho cuidado”.

Mario Di Costanzo, consultor financiero y experto en finanzas públicas, abundó que los ahorros que se están generando por dichos recortes implican menos de 1% del gasto programable, por lo que no representan un ahorro significativo ni tampoco un verdadero apoyo para Petróleos Mexicanos (Pemex).

“La operatividad del gobierno va a colapsar, los ahorros no son significativos, creo que por sí sola la austeridad no es la solución a las finanzas públicas, han ayudado, pero si no generamos una reforma fiscal o incrementos en los ingresos públicos, las finanzas públicas y la operatividad del gobierno van a colapsar”, sostuvo.

Indispensable, mantener algunas DGA

El expresidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros indicó que no se deben recortar a raja tabla las plazas de los DGA, pues hay organismos como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) o la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) que requieren de personal especializado.

Explicó que las DGA tienen responsabilidades mayores y su trabajo no se equiparaba al salario que percibían. Por ello, se establecieron como un intermediario entre el director de área y director general.

“No dudo que haya malos ejemplos, pero en realidad los DGA son los que arrastran el lápiz y tienen un alto nivel de responsabilidad. En el caso de la CNBV, todos los DGA son importantes porque realizan supervisiones a los bancos para revisar sus índices de capitalización, sus operaciones y temas de lavado de dinero”.

Con base en una revisión que hizo al analítico de plazas, Di Costanzo estima que si se eliminaran 1,254 plazas de DGA apenas se generaría un ahorro de 1,662 millones de pesos. Detalló que estos cargos perciben ingresos de no más de 102,000 pesos mensuales.

Las dependencias que más DGA tienen son: la Procuraduría General de la República con 178, Gobernación, 152, y la Secretaría de Hacienda, 129.

Villarreal coincidió en que al no haberse realizado un análisis detallado de las DGA lo que pasa es que “pagan justos por pecadores; se van a dejar áreas con poca gente y con operaciones muy complicadas; mientras que, en otras áreas, donde sí había margen de recorte, se va a quedar mucho personal y haciendo el mismo trabajo”.

Pemex debe reducir personal

El director del CIEP criticó que el gobierno federal no esté considerando dentro de su plan de austeridad a Pemex, que también podría generar ahorros recortando nómina o eliminando duplicidades de diferentes áreas.

Nos parece una ironía tener una restricción enorme en la Administración Pública Federal para poder mantener muchas estructuras en Pemex, cuyo costo beneficio es bajo. Creemos que Pemex necesita una reingeniería completa y esto puede incluir recortar áreas completas de la empresa”.

Para Villarreal, la salvación de Pemex se convirtió en una obsesión del presidente, “me parece muy cuestionable la racionalidad de ahorcar tu Administración Pública Federal para darle todos los ahorros a Pemex, sin garantizar que el despilfarro de la petrolera se haya detenido”.

De acuerdo con información del Presupuesto de Egresos de la Federación 2019, el analítico de plazas de Pemex registra 111,855 plazas, lo que implicó un incremento de 371 plazas, respecto del 2018, cuando registró 111,484 puestos laborales.

Recortes a dependencias

En el primer trimestre del año, las dependencias de gobierno ejercieron un gasto de 233,434.9 millones de pesos, lo que significó una reducción de 16.6%, con respecto al mismo periodo del 2018.

Dicha reducción implicó que las secretarías de Estado disminuyeran su gasto en 35,586 millones de pesos.

La Oficina de la Presidencia reportó la reducción más alta con 87.8%; mientras que la Secretaría de Economía presentó una disminución de 79.3%, Turismo de 73.5% y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de 65.9 por ciento.

Entre estas cuatro dependencias se registró un gasto de 7,715.1 millones de pesos, lo que significó 68% menos a los recursos que ejercieron en el primer trimestre del 2018 por 24,230.6 millones de pesos.