Minkoff señaló que desde hacía tiempo el nombre de Trump era un problema, pero el ataque del 6 de enero al Capitolio lo convirtió en “un verdadero pararrayos”. ARCHIVO
Los vecinos todavía tienen que votar por el nuevo nombre y la fecha límite para presentar propuestas es a finales de febrero

WEST PALM BEACH, Florida.- Los residentes de un complejo de condominios del sur de Florida quieren que el nombre del expresidente Donald Trump sea oficialmente removido de su hogar después del asalto contra el Capitolio en Washington a principios de mes.

La junta del condominio Trump Plaza votó unánimemente la semana pasada a favor de cambiar el nombre legal del complejo de dos torres de 32 plantas en West Palm Beach, reportó el periódico Palm Beach Post. Los residentes todavía tienen que votar por el nuevo nombre y la fecha límite para presentar propuestas es a finales de febrero.

El complejo se ubica en el Canal Intracostero, a unos kilómetros (millas) del club privado Mar-a-Lago en Palm Beach, en donde ahora vive Trump. Las unidades del Trump Plaza cuestan desde 1 millón de dólares y hasta más de 4 millones de dólares.

Desde hace meses se quitaron los letreros con el nombre de Trump, y cambiar el nombre legalmente acabará con la última conexión con el expresidente.

“La marca Trump está dañada, así que cambiar la marca al complejo es una medida sabia”, dijo Burt Minkoff, un agente de la inmobiliaria Douglas Elliman en Palm Beach.

En 2017 quitaron los letreros con el nombre Trump Plaza de la azotea como parte de una renovación, y los residentes decidieron en febrero del año pasado no colocarlos de nuevo. En junio, quitaron los letreros de Trump Plaza a nivel de calle después de las protestas contra la violencia policial tras la muerte de George Floyd en Minnesota.

Minkoff señaló que desde hacía tiempo el nombre de Trump era un problema, pero el ataque del 6 de enero al Capitolio lo convirtió en “un verdadero pararrayos”. Poco antes del ataque, Trump les había dicho a partidiarios que marcharan al Capitolio y evitaran que el Congreso certificara los votos del Colegio Electoral que declararon al presidente Joe Biden el ganador de la elección general de noviembre.

Algunos agentes inmobiliarios ya habían mencionado en ofertas que el edificio ya no es propiedad de Trump. En realidad no lo es desde 1991, cuando Trump entregó el complejo a prestamistas. Varios años antes, el magnate neoyorquino había tomado prestado millones de dólares para comprar el complejo, pero tuvo problemas para vender las unidades durante una crisis económica.