Archivo
Sus cuatro complejos de manufactura en el país operan ya bajo este esquema; es decir, no envían residuos a ningún relleno sanitario, con lo que la automotriz suma 131 localidades alrededor del mundo bajo estos estándares medioambientales

MÉXICO, D.F.- General Motors anunció que se acerca a la meta de convertirse en un productor que no genera residuos, gracias a que sus cuatro complejos de manufactura en México operan ya bajo el esquema de cero confinamiento, es decir, no envían residuos a ningún relleno sanitario, con lo que la automotriz suma 131 localidades alrededor del mundo que cumplen con estos estándares medio ambientales.

La suma a este esquema de dos plantas de motores, el almacén y el Centro Regional de Ingeniería en el Complejo Toluca, significa que ninguna de las plantas de ensamble, motores y transmisiones de GM en el país, –además de otras operaciones distintas a las de manufactura que suman 16 instalaciones– envía residuos a confinamiento.

“El avance de nuestra meta en reducción de residuos es posible gracias a la participación de los empleados, ideas creativas y una red de proveeduría sólida”, dijo Jim DeLuca, vicepresidente Ejecutivo de Manufactura Global GM.

Los equipos de la firma entienden el impacto positivo de esta iniciativa y son ellos quienes la impulsan en sus instalaciones diariamente, aseveró el directivo en un comunicado.

Las instalaciones de Toluca trabajan de la mano con proveedores de gestión de recursos para encontrar más usos para los residuos, tales como convertir el empaque de espuma de poliestireno en calzado.

General Motors, dijo, lleva el material a un almacén donde es embalado y enviado para ser aplastado y densificado en perdigones, los cuales son combinados con otros polímeros para crear suelas de zapatos.

Los complejos de manufactura también envían los residuos de comida de sus instalaciones a granjas para alimentar animales y abonan sus desechos de jardines, lo cual es posteriormente utilizado como fertilizante en sus terrenos.

Conseguir que todos los empleados en una planta separen minuciosamente sus residuos en los contenedores adecuados, puede ser un desafío, apuntó.

Estas localidades, algunas con más de 1,000 empleados, utilizaron una variedad de herramientas para educar e inspirar al personal, desde cursos de reciclaje hasta videos de capacitación que los ayuden a entender los beneficios ambientales y de negocio.