Foto: Especial
La Concanaco-Servytut criticó que quitar los fines de semana largos “no será la solución para que se fortalezca la memoria histórica del país” ya que corresponde a las autoridades hacer más difusión de las fechas cívicas en las escuelas

Ciudad de México. El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco – Servytur), José Manuel López Campos, propuso que se lleve a cabo una consulta pública sobre los fines de semana largos “para que sean los propios ciudadanos los que decidan si se siguen con los días de asueto como está actualmente”.

También planteó que si el presidente Andrés Manuel López Obrador los elimina, pese a que tienen 13 años de existir, entonces con el “calendario escolar flexible”, permitido y vigente en la Ley Federal de Educación, sean las escuelas de cada localidad las que establezcan sus periodos de asueto, acorde a sus costumbres, tradiciones y condiciones. Tal como ocurre actualmente, dijo, para los carnavales de Mazatlán, Veracruz, Mérida, Campeche y Cozumel donde se declaran días de asueto que no existen a nivel nacional.

El calendario escolar flexible “es un logro de la sociedad civil, del sector empresarial, padres de familias y docentes, que da la opción a que cada escuela decida sobre los días de asueto por festividades cívicas, históricas o de tradiciones y condiciones particulares de sus localidades”, ponderó.

“La iniciativa privada propone que cada escuela decida y planifique sus días de asueto conforme a sus condiciones climáticas, y los usos y costumbres de cada localidad, respetando los períodos vacacionales establecidos como los de verano, fin de año y Semana Santa, con la condición de cumplir el programa educativo en 195 días hábiles”, señaló López Campos.

Quitar fines de semana largo no fortalecerá memoria histórica

El dirigente empresarial criticó que quitar los fines de semana largos, creados para fomentar el turismo interno, “no será la solución para que se fortalezca la memoria histórica del país” ya que corresponde a las autoridades hacer más difusión de las fechas cívicas en las escuelas, a través de ceremonias y los contenidos de los programas educativos.

“Es en las familias y las escuelas donde se enseñan el amor a la patria, que incluye conocer las fechas conmemorativas de los acontecimientos más importantes para México. Mantener los fines de semana largos no hará que la memoria histórica se borre de los mexicanos”, indicó.

Incluso dijo que el Consejo Nacional de la Publicidad podría elaborar campañas permanentes e iniciar por llamar a los “fines de semana largo” con el nombre de la conmemoración, como “Fin de semana de la Revolución” y promover actividades relacionadas, así como llevar a cabo conmemoraciones cívicas e históricas en los centros de trabajo.

Mejor no quitarlos

De cualquier manera, manifestó que el sector privado “pide, como desde 2006, que el día de asueto obligatorio por Ley Federal del Trabajo se corra, porque ayuda a que los sitios turísticos del país tengan mayor actividad turística, se generen más empleos y se obtenga mayor derrama económica en temporadas de baja afluencia de visitantes”.

Los fines de semana largos fue una demanda generalizada del empresariado mexicano, en especial de los sectores turismo, comercio, y servicios, que incluye restaurantes, autotransporte, esparcimiento y otro tipo de negocios, “porque son períodos que ayudan a promover ciertos destinos turísticos de México, generando visitantes, ocupación hotelera, y en consecuencia derrama económica en los periodos de baja afluencia turística estacional”, aseveró.