Twitter
Sedena sostuvo que si son “objeto de una agresión se actuará conforme a los principios del Uso de la Fuerza para proteger la vida e integridad de las Fuerzas Armadas"

Tres militares resultaron heridos durante un enfrentamiento con pobladores de San Juan del Río, en Querétaro, luego de que los elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), atendieran un llamado por el saqueo a un tren.

Los hechos ocurrieron por la noche del pasado 7 de septiembre, en que los uniformados de la 17 Zona Militar del estado recibieron una llamada por la detención y saqueo de un tren por parte de los pobladores de la comunidad.

Un grupo de al menos 50 personas, que realizaban el saqueo del tren, recibió a los militares con violencia. Los civiles portaban palos, piedras y botellas de vidrio, y algunos de ellos intentaron desarmar a los militares.

De acuerdo con un comunicado de la dependencia, un comandante de la tropa realizó disparos al suelo para dispersar a la multitud, sin embargo, durante los hechos, dos personas resultaron heridas de bala, por lo que fueron trasladadas al Hospital General de San Juan del Río.

Ante estos sucesos, Sedena argumentó que “el personal militar sufrió una agresión física por parte de las personas que se encontraban a inmediaciones del tren que era sujeto de saqueo, con la intención de desarmarlos e inhabilitarlos, para lograr su sometimiento y no se impidiera la acción ilícita que se realizaba; situación por la cual su actuar se ajustó a los principios establecidos en la Ley Nacional sobre el Uso de la Fuerza”.

En ese sentido, Sedena sostuvo que el personal militar y de la Guardia Nacional tiene objetivo garantizar la seguridad, no obstante si son “objeto de una agresión se actuará conforme a los principios del Uso de la Fuerza y su gradualidad, para proteger la vida e integridad de las Fuerzas Armadas, con estricto apego a los Derechos Humanos”.