Especial
La propia firma ya advierte que la pantalla de este terminal es especialmente frágil si la comparamos con la de un smartphone tradicional

Cambiar la pantalla del Samsung Galaxy Fold fuera de garantía no será barato. Reemplazar esta parte del smartphone plegable de la firma surcoreana costará, como ya adelantamos hace unos días 149 dólares durante el primer año –en caso de no ser un acto que entre dentro de garantía y siempre que el terminal se adquiera antes del 31 de diciembre de 2019–, pero ¿y después?

La propia firma ya advierte que la pantalla de este terminal es especialmente frágil si la comparamos con la de un smartphone tradicional. Algo debido, entre otras cosas, a que no se encuentra protegida por un cristal que minimice la acción de posibles impactos contra la superficie, sino que está compuesta de diferentes capas plásticas que permiten que la misma pueda ser plegada sin romperse. Esta complejidad, presumiblemente, sería también la causante de que sustituirla por una nueva no siga tampoco los patrones que vemos en el resto de dispositivos del mercado en términos monetarios.

Según ha informado la tecnológica asiática, cambiar la pantalla del Samsung Galaxy Fold ascenderá a los 599 dólares una vez se haya hecho uso de ese primer cambio mencionado (a $149) o si el terminal es adquirido a partir de 2020. Es el mismo precio, por ejemplo, que tiene el iPhone XR en la actualidad a través de los canales oficiales de Apple. En cualquiera de los casos, y como se ha mencionado, esto se aplica únicamente en el caso de que el cambio no esté cubierto por la garantía.

El primer smartphone plegable en llegar al mercado lo hace cubierto aún de escepticismo y de recelo después de que su lanzamiento inicial, previsto para el pasado mes de abril, tuviera que ser pospuesto por los diferentes problemas y desperfectos que se reportaron en las primeras unidades entregadas a distintos periodistas antes de su puesta a la venta. La compañía asegura haber resuelto ahora todos esos inconvenientes, aunque el dispositivo se envía acompañado de una larga lista de recomendaciones y modos de uso para evitar su rotura.