Foto: Especial
Las grabaciones de audio capturan principalmente las comunicaciones del Departamento de Policía Metropolitana de Washington

De acuerdo con una revisión de The Washington Post de los registros de la policía de Washington D.C., que fueron entregados al Congreso de Estados Unidos durante el juicio político contra el expresidente Donald Trump, el comandante de la policía, Robert Glover, llamó 17 veces para pedir refuerzos durante los primeros 78 minutos del ataque al Capitolio.

El Washington Post, dice el artículo, revisó las comunicaciones de radio de la policía, las sincronizó con horas de metraje y se basó en testimonios y entrevistas con supervisores de policía. De acuerdo con el análisis del diario, la policía se vio afectada por un número insuficiente de agentes, la escasez de armas y equipos de protección menos letales y también por fallas en las comunicaciones dentro de la respuesta policial.

A las 13:13 horas del 6 de enero, el comandante Glover hizo un llamado urgente para solicitar refuerzos frente a una creciente multitud de manifestantes en el lado oeste del Capitolio. “¡Equipo duro en el Capitolio! ¡Equipo duro en el Capitolio!”, dijo Robert Glover de acuerdo con los registros.

Las grabaciones de audio capturan principalmente las comunicaciones del Departamento de Policía Metropolitana de Washington. Durante los siguientes 78 minutos, Glover solicitó refuerzos al menos 17 veces, mientras más de 9 mil 400 simpatizantes de Trump ingresaban a la zona, superando en número a los oficiales por más de 58 a uno.

A las 12:53 horas, los trumpistas atravesaron un perímetro de cercas de malla en el lado oeste del Capitolio. En las imágenes revisadas por The Washington Post, se puede ver a Glover y su equipo de al menos 30 oficiales, identificables por sus chaquetas de mangas amarillas, llegando a las 13:12 horas. En cuestión de minutos, la policía logró hacer retroceder a los manifestantes y colocó una nueva barrera.

Foto: Especial

Los agentes sufrieron lesiones a medida que llegaban más personas y se volvían más violentas, según las grabaciones. “Varias lesiones en el Capitolio. Múltiples lesiones en el Capitolio”, dijo Glover a la 13:18 horas en el canal de radio de la policía utilizado para comunicarse con un centro de operaciones conjuntas en el cuartel general de la policía de D.C.

Las súplicas de Glover por oficiales y municiones se hicieron más urgentes. “Necesito esos otros dos pelotones duros aquí ahora”, dijo en algún momento entre la 13:36 y la 13:39.

A una milla de distancia, en el lado norte del National Mall, un pelotón conocido como Unidad 42 se estaba preparando para responder. Con la multitud creciendo, algunos oficiales de la policía del Capitolio se retiraron entre la 13:50 y la 13:59 horas.

“La policía del Capitolio de los Estados Unidos tomó la decisión de llevar a su personal de regreso al interior del edificio en un punto que dejó uno de mis flancos bastante débil”, dijo Glover a The Washington Post.

La Unidad 42 llegó a las 14:02, sin embargo, en algunos lugares, los alborotadores se estaban colocando detrás de las líneas policiales. Entre las 14:13 y las 14:25 horas, Glover solicitó respaldo cuatro veces.

“Necesito un oficial de comando del Capitolio para que podamos coordinar hacia dónde quieren que retrocedamos”, dijo, refiriéndose a un comandante de la policía del Capitolio. “No podemos mantener esto sin más municiones o mano de obra”.

A las 14:25 horas había más de 9 mil 400 personas en el lado oeste en comparación con 157 oficiales. Para ese momento, Glover había solicitado más municiones al menos siete veces y refuerzos al menos 16 veces.

A las 14:28, la multitud logró romper el cerco policiaco y se dirigió hacia las entradas del edificio. “¡Perdimos la línea! ¡Hemos perdido la línea! ¡Todos los policías retroceden!”, dijo Glover en la radio y usó un código de emergencia, 10-33. “Repito, 10-33, Frente Oeste del Capitolio. Nos han flanqueado y hemos perdido la línea “.

A las 14:31 horas Glover pidió refuerzos por decimoséptima vez: “El crucero 50 todavía necesitará refuerzos en la cubierta superior West Front. Cubierta superior West Front; no podemos perder el piso superior”. Menos de 10 minutos después, el equipo de policías fue forzado a salir.

En en un documento preparado por el Pentágono para uso interno que fue obtenido por The Associated Press, y publicado el pasado 10 de abril, se reveló que el exvicepresidente Mike Pence; la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el líder la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, suplicaron por ayuda por horas durante el asalto al Capitolio.

Desde una habitación segura en el Capitolio el 6 de enero, mientras los alborotadores golpeaban a la policía y destrozaban el edificio, el entonces vicepresidente Mike Pence trató de recuperar el control. En una llamada telefónica urgente al secretario de Defensa en funciones pidió que “Despejaran el Capitolio”.

En otra parte del edificio, Chuck Schumer y Nancy Pelosi, estaban haciendo un llamamiento igualmente terrible a los líderes militares, pidiendo al Ejército que desplegara a la Guardia Nacional.

“Necesitamos ayuda”, dijo Schumer, demócrata por Nueva York, con desesperación, más de una hora después de que se abriera una brecha en la cámara del Senado.

Los disturbios del Capitolio dejaron 5 muertos y más de una decena de policías heridos. Por el ataque al Capitolio, las autoridades han imputado, hasta ahora, a 400 personas con cargos penales a nivel federal, que pueden suponer penas de entre 5 y 20 años de cárcel.