Foto: Especial
Según los uniformados, este sujeto, identificado como James García de 28 años, tenía un arma y amenazó en repetidas ocasiones a los representantes de autoridad

PHOENIX, ARIZONA.- Un nuevo suceso en el que se involucra a la policía y se señala su comportamiento como “brutalidad policial” en el que los procedimientos de algunos uniformados han arrebatado la vida de varios, esta vez se trata de un hombre que estaba dentro de su auto.

En este caso, en Phoenix, Arizona, un agente disparó en repetidas ocasiones a un hombre que se encontraba sentado en el asiento del piloto de su auto.

Según los uniformados, este sujeto, identificado como James García de 28 años, tenía un arma y amenazó en repetidas ocasiones a los representantes de autoridad.

Las imágenes de testigos publicadas por el concejal local, Carlos García, mostraron a un grupo de oficiales rodeando un vehículo y disparando rápidamente contra el automóvil.

Incluso, algunos testigos gritaban a los oficiales que bajaran las armas, mientras uno de ellos amenazaba al ahora occiso con que le dispararía si no dejaba de moverse.

El reporte del Departamento de Policía, señala que las autoridades habían respondido a un llamado de emergencia al 911, en el que un hombre que fue atacado a puñaladas el pasado mes de junio, indicó que el hombre que lo agredió se encontraba en el barrio y lo estaba amenazando, además iba acompañado de otro individuo que llevaba un arma.

Las unidades de la policía arribaron al domicilio señalado por la víctima y hablaron con varias personas, incluyendo a James García, que estaba dentro del coche estacionado.

Tras hablar con James durante unos minutos, los agentes solicitaron que saliera del vehículo, pero él se negó, subió las ventanillas y presuntamente sacó una pistola, ignorando la orden de bajar el arma.

James García. Foto: Especial

Al ver la actitud de James, que según los uniformados, les dijo en repetidas ocasiones que le dispararan, los policías accionaron las armas.

Este hecho ha desatado la indignación del público, y las autoridades de Phoenix siguen investigando la situación.