Occiso. Rufino Cervantes se ahorcó con un mecate de ixtle a la reja de la ventana. Foto: Vanguardia/Juan Francisco Valdés
Esposa lo encuentra en su casa, tenía ya más de tres días muerto

Cuando Diana fue en busca de su esposo a pedirle dinero para el mantenimiento de su bebé, se llevó la desagradable sorpresa de encontrarlo ahorcado en la colonia Burócratas Municipales.

Todo ocurrió alrededor de las 16:30 horas en el 217 interior uno de Antonio Cabello, entre Italia y Francisco Garza, cuando Diana se presentó a tocarle la puerta por que tenía tres días que no acudió a visitar a su bebé.

Al no recibir respuesta de su esposo Rufino Cervantes, de 28 años, creyó que se burlaba de ella y no quería abrirle, lo que hizo fue tocar por la ventana y alcanzó ver una silueta. Desesperada entró por la fuerza y fue así que comprobó que su esposo se encontraba ahorcado y en avanzado estado de putrefacción.

Lo que hizo fue quitarle los nudos a la cuerda, mientras sus vecinos llamaron al sistema de emergencias 911, para que enviaran apoyo.
Fue la Policía Preventiva y a paramédicos de Bomberos Estación Sur los que atendieron el llamado, pero solo a dar fe de la muerte del joven padre, que se convirtió así en el suicidio 30 en el año.

Tras ingresar a la casa, el cuerpo de Rufino ya estaba en el suelo, su rostro hinchado y su avanzada rigidez, presumía que había muerto ya hace varios días. Enseguida el lugar fue acordonado por elementos de la Policía Investigadora y de servicios periciales de la Procuraduría General de Justicia del Estado para recolectar  evidencias.

ERA VERACRUZANO

La esposa de la víctima reveló que Rufino era originario del Estado de Veracruz y su familia actualmente reside en Monterrey.

Al cuestionarle la posible causa que lo llevó a quitarse la vida, reveló que probablemente fue por depresión, ya que cada semana discutían, Rufino se salía de casa, y se mudaba a los departamentos donde actualmente lo encontraron sin vida.