Miedo. A decir de la diputada Graciela Fernández, viajar en transporte público atemoriza a los saltillenses. Héctor García
Presenta diputada punto de acuerdo, para combatir el acoso y robo en combis y taxis

Debido al peligro que representa viajar en el transporte público, el Congreso del Estado analizará pedir a los concesionarios de taxis y camiones que consideren instalar cámaras de vigilancia y dispositivos de monitoreo satelital, para combatir los constantes casos de acoso sexual y robo.

En sesión de la Diputación Permanente, la diputada Graciela Fernández Almaraz, del PRI, señaló ayer que en Coahuila es común que en el transporte público, sobre todo las mujeres, sean víctimas de acoso sexual y violencia verbal, por lo que presentó un punto de acuerdo para implementar estrategias que combatan esa problemática.

“Aunque los esfuerzos han sido grandes, los feminicidios han ido al alza, secuestros, robos, entre otros crímenes que se comenten en contra de las personas, siendo muy común las situaciones que se presentan cada día con los usuarios del transporte público y se ven afectados en cuanto a su seguridad, siendo objeto, en su mayoría, mujeres, de acoso sexual, violencia verbal”, indicó la legisladora.

(...) es con el fin de garantizar plenamente el uso de las unidades, sin el miedo que actualmente estamos viviendo como sociedad”.
Graciela Fernández, diputada priísta.

Como una alternativa para combatir los casos citados, la legisladora propuso exhortar a los dueños, concesionarios o responsables de las unidades del transporte público a que, en la medida de sus posibilidades, instalen cámaras de seguridad y dispositivos de monitoreo en sus vehículos, solicitud que será analizada en comisiones antes de emitir el exhorto.

“Que dichas cámaras de seguridad estén vinculadas con las distintas corporaciones de seguridad, así como a las unidades de emergencia y rescate de nuestro Estado, con el fin de que en algún caso de emergencia sea más rápida su respuesta y su detección del lugar en el cual ha estado siendo solicitada tal ayuda”, dijo.

Detalló que las cámaras podrían ser instaladas a la vista de todos los pasajeros a bordo y que el audio y video de las mismas esté en poder de los concesionarios, con el compromiso de proporcionarlo a las autoridades para alguna investigación.

“Las percepciones de inseguridad, violencia, así como la sensación que se genera por el miedo, entre las mujeres, niñas, niños y adolescentes, se puede entender observando la prevalencia de las situaciones las cuales enfrentan cotidianamente en las unidades de transportes públicos, taxis, microbuses, rutas o unidades de transportes mediante aplicaciones”, agregó.

Graciela Fernández, diputada priísta.

Finalmente, Fernández Almaraz dijo que aunque la instalación de cámaras representa un costo extraordinario para los concesionarios, sería de suma importancia para prevenir la comisión de delitos en el transporte público y tener pruebas para juzgarlos cuando ocurran.

“Todo esto es con el fin de garantizar plenamente el uso de las unidades, sin el miedo que actualmente estamos viviendo como sociedad, nuestro trabajo debe de ser firme y arduo en beneficio de nuestros ciudadanos coahuilenses”, concluyó.