Una residente de Damasco se postuló a la presidencia de Siria en las elecciones del próximo 26 de mayo, siendo la primera mujer que aspira a ese puesto. Tiene pocas posibilidades de ganar ya que se da por sentado que la ganará el presidente Bashar Assad.

Una residente de Damasco se postuló a la presidencia de Siria, informó el titular del Parlamento, siendo la primera mujer que aspira a ese puesto.

La votación es en gran medida simbólica y se da por sentado que la ganará el presidente Bashar Assad.

La elección presidencial, la segunda en 10 años de guerra civil, está convocada para el 26 de mayo. Los sirios en el extranjero podrán votar el 20 de mayo.

El jefe del Parlamento, Hammoud Sabbagh dijo que Faten Ali Nahar, residente de la capital Damasco de 50 años, se postuló al cargo. Es poco lo que se sabe sobre ella. Sabbagh dio a conocer su edad, lugar de nacimiento y el nombre de su madre. No hay información sobre ella en las redes sociales.

Se han presentado otros dos candidatos, uno de los cuales es un empresario que compitió con Assad en 2014. Assad obtuvo casi el 90% de los votos en esa elección.

Aunque Assad no se ha presentado aún, se da por sentado que lo hará y ganará por cuarta vez el período de siete años. Está en el poder desde 2000, cuando sucedió a su padre, que gobernó durante 30 años.

Siria empezó a permitir la presentación de múltiples candidatos en 2014. La oposición y los países occidentales consideran que la elección es un fraude cuyo objetivo es darle al régimen un barniz de legitimidad.

La comunidad internacional difícilmente reconocerá la legitimidad de la elección. Según la resolución de la ONU para dar una solución política al conflicto, se debe redactar una nueva constitución y someterla a referendo público antes de convocar a elecciones monitoreadas por la organización internacional. Se han registrado escasos progresos en la formación de la comisión redactora, y Assad cuenta con el respaldo de Rusia e Irán.