A veces esta situación se torna incómoda, sobre todo si no solicitaste dichas fotos...

El sexting es una práctica común que en teoría, sirve para avivar el amor o bien, demostrarle interés sexual a alguna persona, el problema es que si no se hace un uso adecuado del mismo, puede tornarse en acoso e incluso terminar en cuestiones legales.

No es extraño que los hombres sientan la “necesidad” de enviar fotos de sus partes íntimas a otras personas; especialmente mujeres, algo que muchas veces incomoda y a veces se torna indeseable. Si te encuentras con la duda de porque esta situación, aquí te damos una idea…

Actualmente existen una infinidad de apps de ligues y encuentros, que invitan a los usuarios a quedarse de ver con alguna persona ya sea para conocerse o bien, para tener sexo; en estas apps, es donde más se comparten imágenes de genitales, sin que la otra persona las haya solicitado, de acuerdo con el sitio de parejas YourTango.

¿Por qué lo hacen?

Según la terapeuta sexual Carole Liberman, “los hombres erróneamente piensan que enviar estas imágenes hará que las mujeres quieran tener relaciones sexuales con ellos. Sin embargo, la mayoría de las chicas no se excitan. Es posible que la mayoría de los hombres que envían estas fotos sean secretamente inseguros acerca de su virilidad, y busquen reafirmar su hombría atrayendo o intimidando a las mujeres con estas imágenes”.

Pero eso no es todo, la experta también dijo que podría tratarse de simple exhibicionismo, ya que gracias a la tecnología es más fácil llegar a más personas con la misma intención y tratar de que las mujeres se “sorprendan” por su virilidad.

Es probable que los hombres sientan que a las mujeres les encanta ver fotos de sus miembros, tal como a ellos les excita ver fotos de mujeres desnudas o donde muestren ciertas partes privadas.

Si le entras al juego, ya se convierte en una situación recíproca, así que no necesitas profundizar demasiado en el tema porque se vuelve en una interacción consensual. ¿Qué piensas?

Con información de Yahoo.