“El príncipe que no se apoya 
más que en la fortuna,
cae según que ella varía”.

Nicolás Maquiavelo 

Este encuentro entre cafetólogos ocurre en un restaurante Vips. Son las 10 de la mañana, la mejor hora para arreglar el mundo con lucidez. La mesera Lupita, objeto de pasiones inconfesables de nuestros personajes, entra y sale de escena, para servir el café.

Cafetólogo 1: No compadre, pues no entiendo, ¿por qué Riquelme?

Cafetólogo 2: Si usted no entiende, yo tampoco. 

Cafetólogo 3: No frieguen.Miguel es el candidato oficial porque es el hombre de confianza del Gobernador, es líder de un grupo político consolidado (los neoburbujos), que puede ser el embrión generacional de la nueva clase política priísta y, es tan trabajador, que inicia su jornada de trabajo cuando los gallos están en el noveno sueño. 

C1: Pero eso no lo hace el mejor prospecto para la Gubernatura.

C2: Claro que no: Vean como está Torreón: “Bachiento”, y tan polvoriento que un terregal ocultó el tema de Simas y del Alumbrado.

C3: No. ¿Pero qué me dicen, del trabajo que Riquelme realiza en el área de prevención del delito con el Centro La Jabonera, que replicará en otros dos puntos de Torreón con alta incidencia delictiva. O, de su compromiso con la seguridad pública? 

C1: Ni madre. Es puro maquillaje de cifras. 

C2: No compadre. A querer y no, estamos mal, pero no tan peor como antes. A mí me preocupa que Miguel tenga la mecha corta, ya de Gobernador, imagínatelo: Cero tolerancia y respeto por las voces que no encumbren su autoridad.

C3: En ese sentido les doy un poco de razón: Riquelme no ha forjado durante su mandato la percepción de que puede ser un buen Gobernador para Coahuila. Piensa y actúa como operador electoral en campaña, no como político que busca madurar, a la par, de su búsqueda legítima de la Gubernatura. Pero eso, no lo descalifica para ser “el preciso”. 

C1: ¡Ah!, fregados, ¿por qué no?

C3: Porque en política no siempre llega “el mejor prospecto”, sino aquel que sabe trabajar por la victoria con antelación, establece alianzas estratégicas, arma a su ejército y lo alimenta para entrar a la batalla en cualquier momento. La estructura del PRI está lista y con él.

C2: ¿Y será eso suficiente?

C3: Enrique, Humberto y Rubén barrieron electoralmente gracias a su estructura. Empero, la decisión final descansará en la negociación que realice el Gobernador con Beltrones y el Presidente de la República. 

C1: Entonces, Jericó, Guerrero, Alejandro e Hilda tienen chanza.

C3: Claro. Si no piensan que su destino político está regido por la fortuna y por Dios, sino por ellos mismos.

C2: Bueno, mañana le seguimos, tengo que ir por las tortillas. ¡Lupita! la cuenta por favor.
Llega Lupita con la cuenta, y los tres la miran embelesados, en silencio.